lunes, 18 de abril de 2011

10 de Paco



Decía Rafael Sánchez Ferlosio allá por el verano de 1998 —en un extraordinariamente certero artículo publicado por El País bajo el título de Cultura ¿para qué?— que "El más inteligente de los españoles —cuyo nombre, por desventura, no he sabido nunca*—, autor de un Arte de tocar las castañuelas, empezaba el prólogo de su tratado con esta declaración ejemplar y memorable: "No hace ninguna falta tocar las castañuelas, pero en caso de tocarlas, más vale tocarlas bien que tocarlas mal". No podíamos estar en Ragged Glory más de acuerdo con dicha afirmación, pero, además, nos viene al pelo para introducir el trabajo del que vamos a hablar, pues más que hacer falta o no, un disco en homenaje a Paco de Lucía sólo se puede justificar en el caso de que la reinvención o reinterpretación de los temas del maestro sea de altísima calidad. Se estará abocado, si no es así, al más sonoro de los bochornos, que no sólo merecerá descalificación estética, sino la virtual sanción de aquel sabio español que bien pudiera expresarse así: "Pero, oiga, ¿para qué ha grabado usted esto?".

Por fortuna, Jorge Pardo y Chano Domínguez hicieron muy bien sus deberes —sabían dónde se metían— al grabar 10 de Paco (1995), y sólo son elogios lo que merecen. Aunque también parece difícil que pudiera ser de otra manera si pensamos que Jorge Pardo llevaba tocando en el grupo de Paco de Lucía desde 1980, había colaborado en dos de los tres discos del guitarrista de los que se toman temas para 10 de Paco (Sólo quiero caminar y Zyryab), y venía de grabar en los últimos años dos magníficos álbumes (Las cigarras son quizá sordas y Veloz hacia su sino) en los que seguía ahondando en su tratamiento cruzado del jazz y el flamenco. Chano Domínguez, por su parte, lleva en la sangre los dos géneros que trabaja el madrileño y posee una técnica firme y delicada al mismo tiempo (que puede aparentar frialdad de forma engañosa), excelente en todo caso. Y, como todo el mundo sabe, el propio Paco de Lucía había colaborado con Pedro Iturralde en sus acercamientos al flamenco desde el jazz en los años sesenta y mantendrá una relación privilegiada con esta música.

Además de los dos trabajos citados de Paco de Lucía, también se escogieron para la ocasión cuatro temas de Almoraima y uno que en realidad escribió su hermano Pepe de Lucía para que Camarón lo interpretara en Potro de rabia y miel, su último álbum: Se me partió la barrena.  Si el resultado del trabajo de Iturralde fue el de introducir elementos flamencos en un jazz que no por ello dejaba de ser el hard bop que practicaba, en el disco de Pardo y Domínguez mantienen ambos géneros, jazz y flamenco, una relación de ida y vuelta que —incluso si admitimos que el peso del primero es mayor— hace difícil no hablar de fusión, por muchas precauciones que pongamos al escuchar ese término a pesar de que su antónimo pueda anunciar, sin embargo, endogamia creativa y esquemas ya conocidos. Sea lo que fuere de esta reflexión, el resultado es sobresaliente, musicalmente frondoso, cautivador y de impecable puesta en escena.

Una o dos escuchas del disco son suficientes para constatar que la flauta y el saxo de Pardo y el piano de Domínguez —más las percusiones de Tino di Geraldo y Luis Dulzaides, el contrabajo de Javier Colina, la voz de Conchi Heredia y las palmas de ésta y El Conde— han creado una obra de calado. Las siguientes escuchas sirven para captar los ricos matices con los que un grupo de grandes intérpretes reunidos para celebrar la música de Paco de Lucía justifica y cree contradecir al "más inteligente de los españoles": no hacía falta haber grabado 10 de Paco, pero una vez conocido y disfrutado de sonidos tan exquisitos parece que sí fueran necesarios, que sí hicieran falta. De necios es querer dar sentido al embrujo estético, soy consciente, pero, ¡ay!, ¿quién no anhela dejarse envolver por él y olvidar la terca realidad? ¿Quién no siente al escuchar discos como éste (perdonen si me pongo un poco cursi) que el tiempo se suspende, que el alma se dilata, que la vida, en definitiva, puede ser hermosa? Nos engañamos, puede ser, pero al menos lo hacemos con joyas del calibre de este dignísimo paseo por la obra de uno de los mejores guitarristas que ha dado España.

*Si no me equivoco, el autor es un religioso y escritor llamado Fray Juan Fernández de Rojas que falleció a principios del siglo XIX.

6 comentarios:

  1. Impecable articulo el vuestro amigos de ragged glory. os dejo link de mi blog discos pensados. Os pongo en el mio. Saludos

    ResponderEliminar
  2. A veces, me dejas alucinando que no alucinado...
    Sanchez Ferlosio, autor al que adoro y que lleva escribiendo verdades como puñetazos más que como puños desde hace cincuenta años o mas. Despues Jorge Pardo y Chano Dominguez que me encantan, colaborando con Tino di Geraldo y Luis Dulzaide. Vamos, total nada. No sé cuantos discos tengo de Chano y todos los de Benavent en los que colaboran DiGeraldo y Pardo pero juntos no recuerdo ninguno ahora mismo. Me parece un buen momento para escuchar este homenaje a Paco, que si bien dificil como dices, seguro que es una joyita.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. gran entrada, vaya genios pardo, domingues, di geraldo....... uneles a benavent y ve cerrando filas. Grandisimo disco, bello, muy bello

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario, Carlos.

    No sé si a Ferlosio le gustaría eso de verdades como puñetazos, Freaky, pero sí que más que lo de puños, pues él detesta el maniqueísmo del que suelta verdades como puños (tan demagógicas, tan falsas). Para mí es el mejor escritor vivo en castellano. Su estilo hipotáctico, tan difícil para algunos, a mí me encanta, y casa perfectamente con los analísis minuciosos que hace. Y "10 de Paco" es espléndido, ya verás.

    Gracias, Nortwinds. Sí, la verdad es que hablamos de una obra de arte.

    Saludos, compañeros.

    ResponderEliminar
  5. Antológica entrada. No entiendo nada de flamenco, de Paco de Lucía apenas conozco su nombre y su cara... pero siempre me ha gustado leer y aprender sobre arte... y lo que tú dices aquí son palabras mayores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Lou. Paco de Lucía sí que son palabars mayores. Tiene montones de discos exquisitos.

    Saludos.

    ResponderEliminar