jueves, 4 de octubre de 2012

Forever Changes


Tercer y último álbum de la primera etapa de Love, Forever Changes (1967) extiende y confirma lo que a primeros de año había enseñado la primera cara de Da Capo para lograr uno de los tratados de pop más elevados, sensibles y delicados que haya dado la música rock. Once espléndidas, maravillosas composiciones (nueve de Arthur Lee, dos de Bryan MacLean) engalanadas con los arreglos y orquestaciones de David Angel —que cobran vida mediante una sección de cuerda de ocho miembros y una de viento de cuatro—, fundamentales en el acabado final y diferencial del elepé.

La inmortal
Alone Again Or, escrita por MacLean, muestra todas las cartas desde el principio, sumergiéndonos en esa elegante melancolía que impregna el trabajo. Una bellísima melodía interpretada por guitarras acústicas (que por momentos aquí parecen flamencas) y las voces a dúo de Lee y MacLean, y adornada por unas poderosas trompetas importadas de algún mariachi y unas cuerdas trémulas pero precisas. A House Is Not A Motel es otra joya cuyo folk psicodélico se transforma —como traducción instrumental de la triste letra que le ha precedido— en hard rock en su último tramo gracias a unas guitarras eléctricas dignas de Jimi Hendrix, pero tocadas por John Echols, y la sensacional percusión de Michael Stuart. Tanto éste como aquél y Ken Forssi son sustituidos respectivamente por Hal Blaine (batería), Billy Strange (guitarra) y Carol Kaye (bajo) en Andmoreagain y The Daily Planet, temas en los que suena, además, el piano del también músico de estudio Don Randi. Con todos los miembros de la banda de nuevo en su lugar, Old Man, segunda aportación de MacLean, y The Red Telephone cierran la primera mitad del plástico retomando la introspección que la energía expansiva de la mencionada The Daily Planet parecía haber querido contradecir.


La contagiosa
Maybe The People Would Be The Times Or Between Clark And Hilldale, de deliciosos vientos y fraseo, da comienzo a la segunda cara, en la que ya no habrá intromisiones externas. Larga y juguetona, Live And Let Live vuelve a tener como protagonista la electricidad ácida de John Echols en su minuto final. The Good Humor Man He Sees Everything Like This, entre plácida y extraña, nos mece antes de que Bummer In The Summer invente el country barroco. Sorprendidos, impactados llegamos al destino que los formidables siete minutos de You Set The Scene, junto al resto de Forever Changes, nos imponen: estamos ante una obra maestra del nivel de Rubber Soul o Pet Sounds, cimas previas que parecían intocables.

Solo Arthur Lee quedará de la formación original en el grupo que grabe los tres siguientes discos de Love, muy estimables todos, especialmente
Four Sail, aunque ninguno de ellos logre, en su progresivo endurecimiento, acercarse a la perfección y originalidad de un elepé extraordinario. Así de alto voló Love en aquellos tiempos literalmente irrepetibles. Los tiempos de Forever Changes.

18 comentarios:

  1. Una POM MAYÚSCULA, insuperable, en los sesenta de las de los diez dedos.Gonzalo muy chulo repaso a un grupo esencial. Quiero conseguir tu libro como sea , sabes si está en La Casa del Libro o en alguna librería concreta disponible? Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Menuda colección estás colocando en este blog, grandmaster. A ver, te cuento cositas. Amo profundamente este disco, aunque eso creo que ya lo sabes, jejeje. Lo descubrí bien joven a partir de tirar del hilo de una versión que me gustaba del "Alone again or" de los Damned en los 80 pero que se me quedó mediocre al descubrir tanta belleza en este vinilo. De vez en cuando me enfundo una camiseta tuneada con este disco y me siento mejor y más molante cara a la galería, a veces me pasan estas cosas. Y por último decirte que le encanta a la mayor de mis princesas, cuando lo pongo en el coche y voy pasando discos, si aparece me dice: "papi, eixe, eixe, no la llevis, per favor." Y yo sonrío y pienso en su buen gusto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Conocí esta POM a raíz de escuchar "Alone Again or" en la recopilación de "Esta Noche Cruzamos el Mississippi", me compre el disco sin saber quienes eran estos tíos, solo por ese tema y lo que descubrí fue increíble, un disco que amo profundamente y una banda imprescindible.
    Que gran reseña amigo mío, como todas por otra parte.
    Un abrazo Gonzalo.

    ResponderEliminar
  4. Siempre aprendiendo algo bueno en la blogsfera, no conozco a la banda, querido Gonzalo, pero le echaré un ojo.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo, Joserra. En cuanto al libro, está en La Casa del Libro (mira el enlace: http://www.casadellibro.com/libro-en-los-antipodas-del-dia/9788415019930/2028697), pero no sé si en la de Bilbao lo tienen expuesto. Si lo pides te lo traen fijo, de todos modos. Muchas gracias por el interés.

    Lo sé, lo sé, Johnny. La versión de los Damned de "Alone Again Or" no aporta nada, creo, aunque tiene cierto encanto, y la de UFO tampoco, no sé si la has escuchado. Qué buen gusto el de tu hija, al mío le encanta el "Aquí se fuma", de los Vicentes, ¿a qué no sabes en qué blog la descubrimos, ja ja ja?

    Muchas gracias, Addison. Algo bueno tenía que tener el Pepe Navarro. Es un disco muy especial, cuando lo descubres te quedas alucinado.

    Bueno, Alex, Love es asignatura obligada. Escucha, al menos, sus cuatro primeros discos. Y pásate por el blog de Tyla DeVille (Guitarras y Fantasía), que tiene una entrada muy buena sobre el primer disco del grupo.

    Abrazos para los cuatro.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, yo también conocí a Love por el recopilatorio de Pepe Navarro (ya veo a los "poser" retorciéndose). Qué decir de una obra de semejante belleza -y despues de una reseña marca de la casa-... seminal, infinito, inacabable...mejor volverlo a poner.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Tendría que ser asignatura obligada en los institutos, Agente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Disco imprescindible amigo Gonzalo. Un tratado de pop elegante con mayúsculas, buen gusto y ante todo... canciones!!!

    Lo de Johnny es normal... me extrañaría que no transmitiese buenas cosas a sus descendientes...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Imprescindible de verdad, Savoy. Bueno, ya sabes del cariño que tengo por Johnny.

    Un abrazo, monstruo.

    ResponderEliminar
  10. Hey Ho!

    Como ya sabrás, mi querido Gonzalo, mis afectos se centran primordialmente en el debú de estos señores de la Guitarra y la Fantasía, lo que no quita que tenga mi querencia por lo demás que editaron.

    Rock-On!

    ResponderEliminar
  11. Lo sé, lo sé, aunque para mí no hay color, Tyla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Uno de los discos de mi vida, así de claro... comprado cuando era un quinceañero un verano playero porque me gustó la portada (junto al Electric de The Cult) y estaba deseoso de música y me guiaba por esas cosas... y de ahí hasta hoy... Por cierto, su blog es un tesoro...

    ResponderEliminar
  13. También uno de mis discos favoritos, Caimán. Gracias por lo del blog, es un gusto tenerte por aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Seré sincero, llegué aquí buscando sitios donde enlazar un concurso en el que, desde un humilde magazine en que trabajo, regalamos la reedición del LP de 180 grs. de Rhino (http://www.mastruenos.com/sorteo-consigue-vinilazo/), pero lo que me he encontrado es un lugar donde volver a menudo porque, Señor Aróstegui, aquí hay mucho conocimiento y sabiduría, además de un excelso gusto. Guardo en favoritos para sumergirme en profundidad en visitas sucesivas.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  16. Gracias a ti por tus palabras de elogio, Marce. Me paso por tu web ahora mismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Love, un grupo que conoci gracias a un viejo crítico de Rock mexicano que abrió los ojos hacía nuevas fronteras del Rock sesentero y cuando me decidi en indagar en ellos pensé que toda su discografía iba a estar impregnada de joyas como esta, sinceramente después de escuchar Four no me dieron ganas de seguir sin embargo a Da Capo también lo tengo en un altar pero en un altar mayor esta Forever Changes que es algo así como combinar a Pink Floyd, Jimi Hendrix, Beatles y Beach Boys (los últimos dos que bien citas) un álbum grande con g mayúscula

    saludos!

    ResponderEliminar
  18. "Forever Changes" es una galaxia aparte (esas trompetas mexicanas), Miguel, pero "Da Capo" (su primera cara) y "Four Sail" son buenísimos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar