sábado, 20 de octubre de 2012

Shadows On The Sun


Hace años que el grupo ya no existe, pero es de justicia dejar constancia de que Zen Guerrilla lo hizo entre finales del siglo anterior y principios de éste y practicó con ardor brutal el arte del rock and roll. Shadows On The Sun (2001) fue su último elepé, sensacional ejercicio de high energy, funk, blues y psicodelia en el que los nombres de MC5 y Jimi Hendrix inficionan la mayoría de las canciones del álbum. Aplastantes, la voz de Marc Durant, las guitarras de Rich Millman, la batería de Andy Duvall y el bajo de Carl Horne nos llevan a una época en la que el rock era más y mejor y la pericia técnica, sinónimo de inteligencia y sentimiento. Aunque mayoritariamente fornido, hay también sitio en Shadows On The Sun para el instrumental lisérgico (Suwbay Transmission) o los medios tiempos con guitarras acústicas y aire grunge (Evening Sun), pero, no se engañen, en este lugar gobiernan la electricidad saturada y el mazazo. Grabado en Seattle durante la segunda mitad del año 2000 bajo la supervisión de Jack Endino, el álbum finaliza con un blues arrastrado registrado en directo y titulado Fingers. Justo colofón que nos retorna a los orígenes de la música que con destreza, garra y convicción puso en pie Zen Guerrilla.

12 comentarios:

  1. Zen Guerrilla! Estuve encganchado a este disco hace 5 años, era mi banda sonora particular cuando iba y venía del trabajo. Una producción deliciosamente sucia para un funk hi-energy que derribaba muros.

    ResponderEliminar
  2. Gran disco Gonzalo. Recuerdo que tuve un tiempo de subidón total con este disco que alternaba compulsivamente con el "Meet the Bellrays" de los susodichos. Castañazo del cogerse fuerte, electricidad saturada tensada al límite sin llegar a saturar al oyente (valga la contradicción). Lo único malo que se me ocurre que este disco lo compré en su momento por correo junto a otro de los Black Halos... al que desterró por siempre (pobre, y eso que no me sonaba mal). Nada, a recuperar uno y otro. Y abrazo guzzero.

    ResponderEliminar
  3. Comparto con Guzz. Yo este disco lo descubrí gracias a la amiga de una ex novia que no paraba de escucharlos. La verdad es que es una auténtica putada que a día de hoy no subsistan, y que sí lo hagan otros grupos que han hecho muchos menos méritos. Un abrazo, crack.

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya trallazo!. Solo he escuchado este disco pero reconozco que flipé con la tremebunda voz de Durant en esa epoca. Les he perdido la pista del todo. Salud

    ResponderEliminar
  5. Otro de esos discos que en su momento me enseñaron que había vida más allá del hard-rock y el rock americano.

    "...nos llevan a una época en la que el rock era más y mejor y la pericia técnica, sinónimo de inteligencia y sentimiento" (para enmarcar!)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No he escuchado ningún otro disco de Zen Guerilla pero este es la leche. Gracias por traerlo a la memoria.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  7. Viendo los comentarios que suscita no tardo un solo segundo más en su busca y captura.
    Necesito vitaminas!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. No hay muro que pueda con él, Dave. Con semejante banda sonora, entrarías eufórico al trabajo, ¿no?

    Vaya par de cañonazos, Guzz. Los BellRays no tardarán en pasarse por esta casa, el mes que viene esperamos contar con ellos. No he escuhado apenas a los Black Halos, pero era una dura competencia.

    ¿Te fuiste con la amiga, Alex? Muy pocos grupos actuales publican disco como éste, es evidente.

    El grupo ya no existe, como digo, Eric. Menuda voz la de Durant, sí.

    Gracias, Agente. Enseñanza básica la de Zen Guerrilla, entonces.

    De nada, Jose. A recuperarlo.

    Aquí las tienes a tutiplén, Rockland.

    Abrazos para todos, gracias por pasaros.

    ResponderEliminar
  9. Yo voy -me temo- a mear fuera de tiesto, peeeeeero, estos señores jamás-nunca me volaron la cabeza, qué voy a hacerle yo, pobre de mí.

    Adivino la estela MC5-Hendrix y el fondo Soul pasado de rosca bajo una muralla de distorsión, pero nunca les vi como los reyes del mambo underground, servidor estaba más por el rock escandinavo y esas cosas, supongo. Les debo una reescucha.

    Ahora bien, lo que no quita que, si yo fuera Alex, le hubiese entrado a esa moza que no cesaba de escucharlos.

    Rock-On!

    ResponderEliminar
  10. Pues este disco nada envidia a los mejor de Hellacopters, al menos en mi opinión. Eso sí, en lo de Alex estamos de acuerdo.

    Un abrazo, Moriche DeVille.

    ResponderEliminar
  11. Lo escuché hace unos años y me gustó. Lo tengo por ahí a la espera de darle más caña. Este post me impulsará. Abrazo.

    ResponderEliminar