lunes, 17 de marzo de 2014

From Influence To Ignorance


En septiembre de 1991 se ponían a la venta simultáneamente tres elepés que significaban (o iban a significar), respectivamente, la defunción de una manera de hacer los cosas (los dos volúmenes de Use Your Illusion, cuatro discos que bien podían haber quedado reducidos a la mitad, o a las tres cuartas partes a lo sumo); la conversión en comercial de lo hasta entonces alternativo (Nevermind); y la confirmación por dos de un grupo que hacía de la fusión bandera coherente (Blood Sugar Sex Magik). Los trabajos de Guns N' Roses, Nirvana y Red Hot Chili Peppers —espalda contra espalda— representan muy bien la forma en que la música rock se comportaba en aquella encrucijada, a la que se sumaba la paulatina introducción del disco compacto como soporte de publicación en sustitución del tradicional vinilo. Y, sin embargo (¡ay, la intrahistoria!, que diría Unamuno), no hablan sino de la película oficial, pues en su trastienda se cocían álbumes más refinados y redondos, que siguen resultando desconocidos para la mayoría de los aficionados.


From Influence To Ignorance, el tercer disco de Union Carbide Productions, ejemplifica palmariamente lo expuesto en el párrafo anterior: grupo sueco de trayectoria intachable que ralentiza cadencias y tempos —desprendiéndose en parte de la herencia de Detroit que galvanizaba sus dos primeros y formidables elepés— y nos entrega una colección de canciones excelente, prácticamente perfecta, que pasadas dos décadas solo reivindica una minoría. El quinteto de Ebbot Lundberg empieza a alumbrar es sus elaboradas y estilizadas composiciones las luces pop y psicodélicas que iluminarán por completo las estancias que en unos años —tras la ruptura de UCP— habitará The Soundtrack Of Our Lives, felicísima formación que sucederá en sabiduría artística y valores creativos a la banda autora de In The Air Tonite. La bendita influencia de los Stooges y MC5 no ha desaparecido —las soberbias guitarras de Patrik Caganis e Ian Person tiran sin rubor de wah-wah y distorsión cuando el tema lo pide—, pero el radio de acción se amplia al entrar ecos de los Beatles, los Who o Led Zeppelin (entre otros) en escena; meras referencias, de todos modos, para un proyecto que ya suena a sí mismo sin tener que mirar acomplejado a nadie, en los antípodas de la ignorancia que preconiza el título de su tercera manifestación. Piano, armónica, balalaica, viola, sitar, farfisa y saxos ayudan al mismo tiempo a ensanchar y a fijar la propuesta de UCP en From Influence To Ignorance, no para dar con un grupo diferente, sino con uno más ambicioso y heterogéneo: el que fabricó el que quizá sea el mejor disco de rock and roll de aquel 1991, digan lo que digan los anales del mainstream. La más alta y conspicua de las expresiones estéticas nada tiene que ver —son otros sus valores— con copias vendidas o fama obtenida.

10 comentarios:

  1. Buscaré este disco que tiene una pinta muy buena y desconozco, es lo malo de la historia oficial y difícil no caer en su garas, y para el amplio público se pierden los matices que de verdad dan la sal a esto del rock, ni los 60 fueron psicodelia y beat, ni el 77 solo punk, ni por supuesto los 90 brit y grunge. Gran post Gonzalo. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Otra de esas bandas -junto a TSOOL- que aunestán en esa "lista de espera" que no solo nunca mengua sino que se va ampliando. Aaaay, 1991, qué recuerdos, el r'n'r aun estaba de moda y en cualquier momento podías ver en la TV videos musicales de GN'R, Metallica, RHCP, etc.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hacia tiempo que no los oia mencionar . probablemente desde que los Soundtrack pasaron a mejor vida. Grandisimo grupo merecedor de elogios sobre todo porqué escaparon de los cliches

    ResponderEliminar
  4. Sigo sin haberles prestado la suficiente atención a pesar de tus abundantes insistencias. Tiempo al tiempo. Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ah!, como bien dices, esa intrahistoria de don Miguel, aquella que nos permite ahondar y reconocer ese ronroneo íntimo que pocas veces sale a la luz y que, como parece el caso y motivo de la entrada, solo los "iniciados" pueden comprender. Esos comentaristas que se alejan de las bambalinas y van al meollo, al alma de una escena musical que no se ve tan fácilmente y que, en muchas ocasiones, dan a conocer a grupos mayoritariamente desconocidos. Ese es quizá el camino a seguir. Siempre que salga el nombre de Union Carbide Productions lo tendré inexorablemente ligado a esta entrada.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
  6. Debería ponerme con ellos. Apenas conozco algo de ellos.
    Siempre tan illustrante, amigo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Discazo brutal ! Mi favorito de un cuarteto que no me lo toca ni dios y qué alegría descubrir a esta banda desde los posteriores y tan magníficos también TSOOL hace ya algunos años... Te quedas frito cuando te los cruzas... "Pero, pero si esto es la hostia !, ¿por qué no sabía de esta gente?". Genial. Scott Asheton estaría orgulloso !. Abrazo guzzero, ya sin sombreros por quitar porque con esto me los tiras todos al suelo.

    ResponderEliminar
  8. Es en los matices donde está toda la gracia, Chals, como dices se suele adjudicar un estilo a una época y parece que no hay más que hablar: pues lo hay, y mucho. Gracias por lo del post.

    Siempre se amplía esa lista, tienes razón. Es una locura. UCP y TSOOL te los recomiendo especialmente porque creo que encajan muy bien en tu menú, Agente.

    Un grupo muy personal, Bernardo, cuesta encontrar uno a su nivel durante el periodo que existió.

    Bueno, esperemos que llegue el momento y veamos la música de UCP glosada en tu espacio, Johnny.

    Uno se pregunta siempre, Javier, por qué hay unos que llegan tan lejos (en ventas) y otros alcanzan tan poca repercusión, pero es tiempo perdido. El análisis intelectualmente riguroso debe estar por encima de datos tan superficiales como las muchas o pocas ventas.

    Grupazo como la copa de un pino, ya ves lo que dice Guzz debajo, Evánder.

    Yo descubrí a UCP hace trece años, Guzz, y me pasó lo mismo que a ti. Scott ya nos mira desde la parte alta de Ragged Glory, dándote la razón. Gracias por esos sombreros, gracias.

    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  9. Les debo meter mano Gonzalo, otra deuda pendiente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Siempre hay mucha deuda pendiente, no te preocupes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar