lunes, 23 de abril de 2018

In A Silent Way


Las incursiones eléctricas de Miles Davis ya habían empezado —en estudio y en directo— antes de la grabación en febrero de 1969 de In A Silent Way, pero el radical concepto vanguardista que trae e inicia dicho elepé va a colocar la música del autor de Miles In The Sky en un espacio único dentro de los sonidos contemporáneos, replanteamiento extremo de un artista empeñado en crecer hasta el infinito. A esas alturas, Davis era un clásico en vida creador de discos como Miles Ahead, Milestones, Kind Of Blue, E.S.P. o Nefertiti, y con veinticinco años de carrera a sus espaldas; sin embargo, lejos de estancarse o vivir de un legado más que suficiente para ser referencia ineludible del jazz de todos los tiempos, Davis se convirtió en el creador más importante del siglo XX si de música (popular o no) estadounidense hablamos.


Mirando al futuro con firmeza es como le vemos en la foto de la portada, fachada de un mundo interior que bulle en busca de nuevas vías estéticas y, por qué no decirlo, comerciales, aunque a muchos esto último pueda parecer difícil tras leer lo que sigue. Dividido en dos cortes de casi veinte minutos, que a su vez se subdividen en dos piezas diferentes, In A Silent Way es un álbum de una belleza y originalidad desarmantes, descendientes del anterior Filles de Kilimanjaro, pero llevadas mucho más lejos. El quinteto pasa a octeto, los teclados. de uno a tres (piano eléctrico, Chick Corea y Herbie Hancock; órgano y piano eléctrico, Joe Zawinul), y la guitarra eléctrica de John McLaughlin hace su aparición en el universo de Miles Davis. La trompeta de éste, el saxo soprano de Wayne Shorter, la batería de Tony Williams y el contrabajo de Dave Holland completan un grupo cuyo formato y diseño ya anticipan algo no ya diferente, sino, en palabras de Ian Carr, "completamente nuevo en el jazz". La articulación sonora de los instrumentos da con un retablo de atrevidas figuras melódicas y rítmicas cuya milagrosa construcción habla de conexiones secretas que formalizan estructuras ignotas hasta la fecha. Sin obviar que en un collage impresionista de esta naturaleza las improvisaciones de los solistas pierden peso frente a la importancia del conjunto, quiero resaltar las intervenciones de Davis, quien, además de crear las condiciones necesarias para lograr la acumulación de fuerzas tan diferentes en un discurso unificado, no se olvida de tocar espléndidamente su trompeta.


Las técnicas de grabación y ensamblaje del productor Teo Macero reducirán a un elepé estándar las tres horas registradas en la sesión de la que saldrá soberano In A Silent Way. El hecho de que a él le sigan, antes de que Miles Davis dé paso al silencio en 1975, Bitches Brew, Jack Johnson, Live-Evil, On The Corner, Big Fun y Get Up With It (relean todas las veces que haga falta, no miento) debería servir para convencer hasta al más reluctante de que las palabras con las que cerraba el primer párrafo no son exageradas. Pasen y escuchen.

6 comentarios:

  1. Hola

    Aseverar que Miles Davis fue el creador más importante del siglo XX es ir muy lejos, quizás demasiado. Su figura es indiscutible y eso no hay quien lo rebata pero me temo que si nos ceñimos estrictamente a lo que afirmas, Duke Ellington no tiene parangón.
    Espero que no te disguste mi opinión. Solo es una opinión

    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  2. Es discutible, claro, pero incluso en comparación con la de Ives, Cage, Ellington o Dylan su obra me parece de mayor calado. Davis vincula, entre otros, a Louis Armstrong y Charlie Parker con Stockhausen y Sly Stone, palabras mayores.

    Gracias a ti, Orlando.

    ResponderEliminar
  3. Gran disco. Para mi tan completo como el Bitches Brew. Lo podrian haber editado doble.
    Me recuerdo con menos de 20 oyendo este disco y acto seguido el "Future Days de Can.
    Que manera de disfrutar.

    ResponderEliminar
  4. Nada que envidiar al "Bitches", Luis. Davis y Can de seguido, insuperable.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Este "In a silent way" fue mi última (y bastante reciente)adquisición del astro Miles. Mi querencia con muchos de los músicos (y grupos a los que pertenecieron)que le acompañan en esta grabación hace de este "In a silent way" un auténtico favorito.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
  6. Sé de tu querencia por Weather Report, Javier, y es impensable su debut sin este "In A Silent Way" en el que estaban Shorter y Zawinul.

    Abrazos.

    ResponderEliminar