viernes, 20 de enero de 2012

Too Tough To Die


No es extraño que Motörhead dedicara una canción a los Ramones, pues quizá sea el grupo con que más cosas tenga en común. Poseedores ambos de una fórmula mágica, siempre han insistido en ella para esculpir cada uno de sus discos y epatar durante sus conciertos. Posiblemente, para algunos esto no implique riesgo o sea culpable de inmovilismo, pero componer e interpretar cientos de canciones agrupadas en álbumes que jamás sean malos justifica más que de sobra su camino, pues la calidad —la evolución también puede esconder carencias— es lo único que, en último término, diferencia al buen artista del mediocre.

Too Tough Too Die (1984) es, para mí, uno de los mejores trabajos de los Ramones en los años ochenta. Más duro que sus antecesores, no estoy de acuerdo con que el elepé suponga una vuelta a las raíces, como tantas veces se ha apuntado, pues el grupo jamás las había abandonado, aun escorándose algo al pop, y el sonido es diferente al de los primeros discos de los neoyorquinos, los de la década de 1970. Pero, como ha quedado claro en el primer párrafo, los Ramones son siempre, y bien, los Ramones: una banda de rock and roll impagable capaz de poner una sonrisa hasta en la cara del más amargado.

Los seis primeros temas son crudos y dejan claro quiénes son los maestros del punk, pero los tres siguientes —Chasing The Night, Howling At The Moon (Sha-La-La), Daytime Dilema (Dangers Of Love)— enseñan su faceta más bubblegum y dan un pequeño giro de tuerca sin salirse de los patrones habituales. Vuelven los autores de Rocket To Russia a la carga en los cuatros cortes restantes —macarrísima Dee Dee Ramone cantando Endless Vacation—, que culminan en un fin de fiesta puramente rocker, No Go, para bailar, bailar y bailar. Y certificar, una vez más, que con tres acordes y los mínimos recursos los Ramones trasmitían lo que otros no logran ni acompañados de orquesta. Lógico que se les quiera tanto.

12 comentarios:

  1. Opinión subjetiva y sin ánimo de ser compartida: para mí no solo es el mejor álbum de los Ramones en los 80 sino el mejor de su discografía en dura competencia con el "Rocket to Russia". Los argumentos para llegar a esa conclusión personal ya los mencionas en este fenomenal post en tu onda. Qué gusto, qué gusto, de verdad, no puedes imaginar las veces que escuché este disco, hasta a la vecina de mi madre le acabaron gustando. Por un mundo mejor, Ramones forever!!!

    ResponderEliminar
  2. Aquí voy a disentir a lo grande: A mi es uno de los discos de Ramones que menos me gustan (Salvando esa deliciosa tripleta bubblegum). Prefiero con mucho "End Of The Century" o "Pleasant Dreams". Lo veo como una vuelta algo forzada (¿De veras a Joey le apetecía eso?) no se si a los origenes, pero si a una mayor contundencia.

    Por cierto, era el preferido de Johnny.

    Rock On!

    ResponderEliminar
  3. Adoro este disco y me parece de lo más robusto que grabaron los neoyorquinos. En su faceta bubblegum o en la más contundente los Ramones son siempre los Ramones (aunque esto suene a perogrullo).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. El mejor disco de los 80 claramente en mi opinión, Ramones son energía y diversión rockera concentrados en 3 minutejos, grandes como el rock and roll.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno buenísimo. Un álbum único con ese canto de Sha-La-La que resuena como un auténtico himno. ¿Qué tema dedicó Motorhead a los Ramones?, ahí me he perdido.

    ResponderEliminar
  6. Yo también pienso que es un disco muy sólido y con grandes temas. Para ser un álbum concebido en los 80's no está nada mal la criatura. Ya podían facturarse discos de punk de este calibre a día de hoy.

    Grandes Ramones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ME parece un disco genial y totalmente de acuerdo con Johnny, lo mejor de los Ramones junto a Rocket to Russia, sin dudarlo.

    Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  8. En mi opinión, Johnny, "Rocket To Russia" es insuperable, pero "Too tough" es también digno de acabar gustando a los vecinos, ja ja ja.

    Bienvenida sea siempre la disidencia, Tyla. Los dos discos que citas son, precisamente, mis favoritos de los Ramones de los años ochenta junto a "Too Tough". Ni Johnny estaba muy de acuerdo con la línea tomada en "Pleasant", ni Joey con la tomada en "Too Tough". Pero, bueno, difícil que guitarrista y cantante se pusieran de acuerdo en algo.

    Estamos de acuerdo, Agente, siempre Ramones.

    Addison, veo que vais a dejar solo a mi querido Tyla.

    El tema se llama "Ramones", Sergio, y está en "1916", un olvidado y muy buen disco de 1991 de Motörhead.

    Eso está claro, Rockland, si un grupo punk aparece hoy con un disco así, a todos se nos caería la baba.

    Hay más amor por este disco de lo que esperaba, Freaky. Qué bien tenerte de nuevo por Ragged Glory.

    Saludos a todos, y gracias por vuestros puntos de vista.

    ResponderEliminar
  9. Me parece acertadísima la crítica que has realizado sobre los Ramones. No hay palabra más acertada para definirlos que la de "fórmula mágica", pues desarrollan un estilo que repiten casi a idénticamente en todas sus canciones y discos, y lo mejor es que les funciona. Letras sencillas, incluso tontorronas, con estribillos fáciles de recordar y melodías pegadizas, punto final. No necesitan romperse la cabeza con fusiones, con innovaciones, y lo que es más importante, y está tan de moda ahora la actitud contraria, no se les critica por no innovar. Hacen un tipo de música que gusta, y la repiten hasta la saciedad. Canciones como Pet Sematary (con una buena historia detrás) Howling to the moon, I wanna be sedated, Somebody put something in my drink, I want you around, The KKK took my baby away, quedarán en la memoria de muchos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Piru. Sí, los Ramones dieron con un estilo propio y nunca cesaron de desarrollarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo con Johnny (el del comentario), es el que más me gusta y para mí es el mejor de todos. obviamente los tres primeros son más importantes por haber sido anteriores y ocupar ese lugar en la historia. Es un disco infravalorado, generalmente por quienes hablan de forma genérica de la banda y no se pusieron a escuchar detenidamente su discografía. Además de la inclusión de Richie es un gran acierto para que este disco sea lo que es la producción de Tommy Ramone. Dicho por Johnny Ramone, Tommy es el que mejor entendió a la banda y debería haber sido siempre el productor. Una de esas obras de arte que se dan por, además del talento, donde todo encaja y fluye

    ResponderEliminar
  12. A mí me parece un disco de tomo y lomo, eso está claro, pero también adoro "End Of The Century" y "Plesant Dreams" de los Ramones ochenteros. Diferentes productores y orientaciones para discos siempre magníficos.

    Gracias por comentar y pasarte por aquí, Leo.

    ResponderEliminar