domingo, 4 de marzo de 2012

A Hard Day's Night


Puede pasar que, tras escuchar Rubber Soul, quede el alma suspendida en tal éxtasis que el cerebro mande mensajes (comprensibles) para anular todo lo producido por los Beatles antes de la publicación de su esencial elepé de 1965. Es conveniente, entonces, correr a pinchar o reproducir, por ejemplo, A Hard Day's Night (1964), que se encargará, a su vez, de poner las cosas en su sitio. Las trece canciones que contiene el elepé —siete de ellas, concentradas en la primera cara, banda sonora de la película del mismo título— se suceden espléndidas, prácticamente perfectas, enardeciendo los sentidos de cualquier amante del pop.

Como es sobradamente conocido, se trata del primer disco de los Fab Four cuyos temas están íntegramente compuestos por el grupo de Liverpool, y en concreto por John Lennon y Paul McCartney. Entre ellos, hallamos maravillas de Lennon como A Hard Day's Night, I Should Have Known Better, Any Time At All o You Can't Do That, pero es imposible no dejarse seducir por la melancolía de McCartney en Things We Said Today o gritar a pleno pulmón aquello de Can't Buy Me Love, uno de los estribillos más contagiosos jamás escritos.

Digamos, pues, volviendo al principio, que si bien Rubber Soul significa una cesura incontestable en la obra de los Beatles —que les llevará a grabar piezas absolutas como Revolver, White Album o Abbey Road—,  y es uno de los álbumes más decisivos de la historia del rock, el camino recorrido por la banda hasta ese momento había dejado muestras suficientes de un talento descomunal para dar con la canción redonda y desarrollarla en menos de tres minutos. La media hora que dura A Hard Day's Night es uno de los mejores ejemplos de lo dicho, y lo que sucediera después no puede restarle mérito. No sería justo.


Posdata: Esta reseña se la dedico a Savoy Truffle, autor del blog My Kingdom for a Melody, que recomiendo a cualquier amante del rock and roll.

21 comentarios:

  1. Coincido plenamente en todo lo que has dicho. Este disco es una maravilla y no tiene la culpa de que lo que hicieron después The Beatles fueran esa serie de discos excepcionales.
    También coincido con lo que comentas del blog de Savoy.
    Saludosssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Hace poco lo escuchaba en su versión remaster y alucinaba en colores , es power-pop, bueno es el origen del power pop, es perfecto Gonzalo.
    Sobre todo tras la limpieza del remaster y dar relevancia a Paul y Ringo.Suena como un tiro.
    Éxtasis! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Buenísima crítica de un buenísimo disco, la verdad que todas las referencias que citas lo son. El Rubber Soul es una pasada que entró de lleno en la Historia de la música, pero es cierto que no podemos olvidar nunca el Hard Days night, el Revolver, el White Album, incluo el recopilatorio One que tiene las más grandes canciones de ellos, todos los números 1 en las listas inglesas.
    Decir que, a título personalísimo, la canción que más me gusta de los 4 de liverpool es Cant Buy My Love.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Disco imprescindible de la llamada primera época de los Beatles. probablemente sea el más completo, pero como muy bien dices querido amigo, todas las canciones son de John y Paul, es un disco claro de ellos dos, con sus baladas y sus temas más rockeros. Pero que te voy a decir, echo de menos que Harrison no aportara más aquí, pero se reservaba para los años posteriores.

    Muchas gracias por la cita brother, eres un crack.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy con Joserra con lo del origen del power-pop. Como todos los discos de los Beatles, me parece perfecto en todo su esplendor. Desde la poppie should have known better hasta la preciosisima If I fell, a la que tengo un cariño excepcional, y aparte de las que has nombrado, And I Love Her, el auténtico paradigma de las baladas.

    Después de tanto tiempo ausente, me alegro de volverme a reencontrar contigo leyendo de nuevo estos grandes articulos, Gonzalo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Uno de mis preferidos de The Beatles, el que más le voló la cabeza a Cyril Jordan -los Flamin Groovies 2.0 intentaron remedar éste disco por todos los medios- y una obra magna del Pop.

    Personalmente, mis Beatles favoritos son los que abarcan hasta "Rubber Soul". No le regatearé méritos ni genialidad a su obra posterior, pero para mí pierden toneladas de interés tras aquello. Me quedo con la efervescencia inicial.

    Rock On!

    ResponderEliminar
  7. Interesante apunte Tyla, para pensarlo...tendemos al disco blanco y esas cosas pero ahora escuchas Hard Day y alucinas, aquello era innovación pura y dura y eran borbotones de pop. Me parece que es el disco que más ha ganado con las remasters, es alucinante escucharlo como es debido.

    ResponderEliminar
  8. Hola Gonzalo. Pues aciéndote caso vuelvo al Hard days night. Tienes toda la razón, no es tan fácil hacer la canción redonda, una vez echa parece simple, pero realmente es más difícil que la más experimental de sus creaciones. Bravo Gonzalo.
    Y por otra parte tomo nota del apunte del dr.Joserra, a por el remaster.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  9. A mi este disco me parece una maravilla de principio a fin. Con el debut, mi album favorito de sus primeros años.

    Otro album que adoro y fué clave en mi educacion beatleana y que ya anticipa mucho de lo que se concretó en Rubber Soul, es Help. Un disco que para mi es otra maravilla absoluta.

    Beatles for ever, Gonzalo.

    ResponderEliminar
  10. Coincido con la mayoría, o con todos, mejor dicho. Desde el primer y rompedor acorde, la portada, la maravillosa producción de George Martin y las geniales composiciones e interpretaciones, sobre todo con sus inigualables voces y armonías. Me quedo con If I fell y And I love her (para que no se enfade ninguno...)
    Estupendísimo post.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Este disco es grandioso, punto. Como todos los que hicieron, punto y final. Y como todos los que nunca llegaron a hacer, puntimísimo definitivo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Veo que Stones y Beatles revientan el blog. Normal.

    Ninguna culpa, Babelain. Y Savoy es un figura.

    Yo tengo el vinilo español de la época, que debe de ser la joya de la corona de mi discoteca. Y casi cincuenta años después sigue sonando de lujo "Qué noche la de aquel día". De los nuevos remasters sólo tengo "Rubber Soul", que es también buenísimo, Joserra.

    Gracias, Piru. A mí el "1" me pareció la típica jugada comercial, pero lo oyes del tirón y se te van todos los prejuicios, vaya canciones tan espectaculares.

    No se echa de menos aquí a Harrison, Savoy. Y de nada, un placer dar a conocer tu blog.

    Un gusto tenerte de nuevo por aquí, Anna. La verdad es que las canciones que mencionas son espléndidas, pero es que lo son las trece. Y, sí, los Beatles son el origen del power pop.

    Conociéndote, Tyla, no me extraña nada lo que dices. A mí, al principio, me gustaban mucho más los Beatles de la segunda época, pero he acabado rendido a (casi) toda su obra.

    Es que las dos etapas, Joserra (de nuevo), son maravillosas.

    Tienes toda la razón, Chals, pasa igual con los Ramones, parece sencillo, pero a ver quién compone temas tan maravillosos.

    Joder, es que "Help" es otra joya, Mansion.

    Qué te vamos a decir a ti, Paco. A mí me gusta especialmente "Things We Said Today". Y gracias por lo del post.

    Amén, Freaky. Punto final.

    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  13. Su mejor disco de la primera época, nunca se cita entre los grandes de los Fab Four y es posible que merezca esa incursión, creo que es un paso intermedio entre Please Please Me y Rubber Soul, es decir Rubber Soul existió en parte gracias a A Hard Day's Night.
    Interesantísima reseña.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. No está entre mis favoritos de los Beatles pero es mayúsculo. Gran post y gran dedicatoria para brother Savoy. Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Pasate por la Mansion Gonzalo. Hay un premio que te espera.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Cierto que A Hard Days Night viene a tomar importancia musical notoria, aunque como dices es hasta Rubber Soul donde los Beatles despegan completamente, sin embargo aquellos que no han oido este disco no tienen derecho a juzgarlos

    saludos

    ResponderEliminar
  17. Jajaja, no sabes lo que me identifico con las primeras líneas de la entrada y es que durante mucho tiempo dentro del universo beatleiano no "veía" más allá del Rubber Soul y cia. Eso sí, el disco con el que "solucioné" ese "error" fue precisamente con el Hard Day´s Night...qué frescura, qué canciones...estoy obsesionado (no sé por qué) con You can´t do that desde la 1ª vez que lo escuché.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Cierto lo que dices, Addison. La verdad es que es tan bueno "A Hard Days's Night" que da hasta pena que existan "Rubber Soul" y "Revolver".

    Gracias, Johnny. Siempre estás ahí.

    Ya pasé, Mansion. ¡Gracias!

    Debería ser obligatorio conocer toda la obra de los Beatles, Miguel. Oye, ¿qué pasa con tu nuevo blog?

    Mi caso es un poco similar al tuyo, Agente. Es verdad, "A Hard Day's Night" es adictivo, espléndido de arriba abajo.

    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  19. Es de los pocos de los Beatles que no tengo el original. Lo remediaré.

    ResponderEliminar
  20. Gonzalo, aunque se que lo haces con más o menos frecuencia, échale un vistazo a "Los Sueños", hay una mención "honoris causa" para tu blog y tu trabajo.

    ResponderEliminar
  21. Buff, Sergio, es remedio que yo tengo que poner a muchos discos que tenía en casete y que ahora ni en triste mp3 poseo.

    Ya lo he visto Ariel. No sé si lo merezco, pero gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar