lunes, 21 de mayo de 2012

The Jim Jones Revue


Difícil pensar que el proyecto con el que en 2008 volvía a la carga Jim Jones (The Jim Jones Revue) se fuera a dar a conocer con un elepé de rock sinfónico o de heavy metal. Ya hay pistas antes de pincharlo: se intuyen, sí, en la magnífica portada, pero se hacen evidentes cuando uno le da la vuelta y descubre que dos de las diez canciones son versiones de Little Richard (Hey Hey Hey Hey) y Mack Vickery/Jerry Lee Lewis (The Meat Man). Croa la rana al tocar la aguja los surcos y Princess & The Frog lo confirma: purito rock and roll de producción cavernosa e infección high energy, como bien se podía esperar de quien fuera cantante de Thee Hypnotics. Media hora salvaje, desbocada, en la que también hay acercamientos a los Faces (Another Daze) o a Birthday Party (Cement Mixer), aunque lo que prime sea el desenfreno rocker de una banda que suena en el estudio como si estuviera dándolo todo sobre las tablas de algún tugurio maldito. Moviéndose en territorio de sobra conocido, no se vislumbra nostalgia en la música grabada para The Jim Jones Revue, sino ganas de comerse el mundo con tres acordes sobreexplotados que aquí cobran sentido. Quizá alguno se pregunte hasta cuándo lo tendrán —lógico—, pero escuchando él álbum del que hemos hablado uno prefiere olvidar la cuestión y dejarse seducir una vez más (¿y van…?) por la enésima reinvención del ulular diabólico. Rock On!, que dirían Gary Glitter y nuestro querido Tyla DeVille.

12 comentarios:

  1. Cuando me hice con este materialen el 2009, calculo que rejuvenecí alrededor de 20 años en un santiamén. Bien dices, con esta tralla cobran sentido los tres acordes. A un amiguete lo dejé temblando al descubrírselo, todavía me lo recuerda a veces. Hostia, grandmaster, yo también cierta similitud con Birthday Party pero pensé que había tenido alguno de mis habituales subidones. Rock on, claro.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha gustado mucho lo que este caballero ha hecho. Habrá que escuchar este disco y corroborar si es tan bueno como lo que ha hecho anteriormente. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hey!

    Pues sí, éste disco causó sensación en su momento, y mucho más allá que entre los cuatro de siempre, para variar. Cómo bien apuntas, el tipo no inventaba nada, pero exprimía con mucha fantasía las enseñanzas de Little Richard y The Sonics. Recuerdo que al poco de la edición del debut iba a ir a cierto festival del sur de cabeza de cartel, pero al final se quedó todo en agua de borrajas.

    Hablando de festivales, ya vi a Los Enemigos. Bien estuvo la cosa, aunque un poco fría por su parte (es lo que tienen las reuniones por la pasta)Me quedo con la que armaron los Stooges al día siguiente.

    En fin, y ahora más que nunca, Rock-On!

    ResponderEliminar
  4. Bien...

    Ni idea de ellos y mira que he oido hablar de ellos y también he leido sobre ellos. Pero todavía no me he puesto; son tantas las tareas pendientes...

    ¿Un disco o dos a recomendar?

    Un abrazo grande.

    P.D.: Te he dejado uno de Cave para hablar de Cave... Jajaja

    ResponderEliminar
  5. Ese disco es puro FAIA!! Por cierto, leí que "Cement Mixer" (tremendo título) es ideal para meterse en peleas, o bien para follar. Cuánta razón..."

    ResponderEliminar
  6. Me pasa como a Freaky, no me he puesto a la tarea con este señor, y he oido hablar bien siempre, después de leer este post tengo mas ganas de descubrirle que antes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Lo de Birthday Party y "Cement Mixer" me parece claro, Johnny. Aunque también recuerda a los Beasts Of Bourbon, otros australianos que tal. No me extraña lo de tu amigo, el disco apabulla.

    No te decepcionará, Alex, ya verás.

    También están los Sonics por ahí, Tyla, tienes razón. Siento lo de Los Enemigos, pero es lógico. ¿Los Stooges tocaron "Raw Power" al completo? Bueno, esperamos alguna cosa tuya pronto.

    Freaky, éste que comento es el único que he escuchado, pero ponen muy bien "Burning Your House Down". Birthday Party, Cave y tu blog (ya me he pasado).

    Mejor para lo segundo, Dave, que no está uno para peleas.

    Te digo lo mismo que a Alex, Addison, seguro que te gusta.

    Un abrazo para todos. Rock On!

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente, el 'Raw Power' cayó enterito, con los consabidos adimentos de los discos restantes. Iggy está conservao en manteca, que diríamos por aquí, James Williamson está deliciosamente endiosado y el batera, esa noche al menos, no era Scott Asheton. Ha sido la hora y pico larga más rápida de mi vida, me temo.

    Rrrrrock-On!

    ResponderEliminar
  9. Discazo, de los que te suben y llenan de moral, querido amigo.
    Te voy a contar un anécdota. Fuí a ver en directo a El Vez con el insigne Troy McClure, y nos cayó una tormenta de aupa, nos metimos en su coche, y empezó a sonar una rana... y en eso que un servidor se puso a buscar entre la oscuridad del asiento a la dichosa rana, por si la lluvia la hubiese metido en el buga, pero no... querido amigo, era la rana del primer tema de este disco, mire usted por dónde, Princess and the frog y desde entonces he visto a la banda 2 veces en directo y es adrenalina pura en el escenario.

    Un abrazo, y no te rias, leñe.

    ResponderEliminar
  10. Aquí en Madrid, en 2010, sí tocó Scott. Para mí fue algo casi sentimental, pues Iggy y los Stooges han sido esenciales en mi educación musical, ya los sabes, Tyla.

    ¿Que no me ría? Joder, ja ja ja. Es imposible no reírse. Te voy a regalar una rana para que se te vaya la pena. En directo es brutal, pero es estudio también, Savoy.

    Un abrazo, majos.

    ResponderEliminar
  11. Fijate que yo no les pude agarrar el modo con este el album debut, hasta que sacaron el siguiente album me gustaron mas, ha de ser por la forma en la que esta grabado

    saludos!

    ResponderEliminar
  12. El "Burning", por lo que he leído, tiene un sonido más limpio, pero a mí el del debut me gusta mucho, crudo y grasiento.

    Un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar