miércoles, 8 de marzo de 2017

Pendulum


Viene a cerrar Pendulum a finales de 1970 una de las páginas más gloriosas de la historia del rock and roll: la de los seis discos que en menos de tres años publica la Creedence Clearwater Revival, todos ellos excelentes y poseedores de una fortísima personalidad. Quizá Pendulum no tenga el nivel colosal de su predecesor (Cosmo's Factory, para mí la obra maestra absoluta del cuarteto), pero eso se debe sencillamente al efecto del cotejo con tan extraordinario elepé.

Pagan Baby inicia la función con un boogie progresivo que deviene una de aquellas canciones largas que la banda solía introducir en sus álbumes para contrastar con las más inmediatas y habituales. Luce John Fogerty sus habilidades como guitarra solista, además de ese vozarrón que le dio la naturaleza, en un tema que podría resultar arriesgado para abrir un disco, pero que en nada debería sorprender a un seguidor de la Creedence. Sailor's Lament es una amalgama esquemática e hipnótica de gospel, folk y R&B, miestras que Chameleon apuesta decididamente por el soul, bien aderezado por el órgano y el saxofón que añade John Fogerty a sus instrumentos habituales. El pop y el folk se dan la mano en la archiconocida Have You Ever Seen The Rain, a la que sigue (Wish I Could) Hideaway, donde el grupo retoma el soul —el órgano de Fogerty vuelve a brillar— pero esta vez el más lento y melancólico.

Born To Move, el primer corte de la cara B del vinilo original, es muy similar en maneras y tiempos a Pagan Baby, sirviendo su extensa e instrumental parte central para que Stu Cook, Doug Clifford y John Fogerty luzcan sus respectivas habilidades al bajo, la batería y —cómo no— el órgano, más presente aquí que nunca en la obra previa de los de California. Entre dos rocanroles tan deliciosos como Hey Tonight y Molina (que nos sirven para recordar que la guitarra rítmica del otro Fogerty, Tom, también existe) hallamos la tercera y exquisita pieza de soul de Pendulum, It's Just A Thought, marcada asimismo por el órgano de John. Vanguardia concreta a equiparar con los experimentos de los Beatles y otras luminarias de la música pop, Rude Aweking #2 echa el broche con sus más de seis minutos y demuestra que las inquietudes creativas y culturales eran comunes por aquel entonces —nada que ver con la actualidad— a grupos o solitas provenientes por igual del mainstream que del underground.

El bajón compositivo y acústico del siguiente Mardi Gras, el abandono previo de Tom Fogerty y el mal rollo existente en el seno de la banda precipitó su fin en el último trimestre de 1972, dando por terminada una carrera relativamente breve pero cualitativamente sobresaliente. Pendulum iba a quedar, pues, como la prueba final de una destreza y una calidez generadas y transmitidas por un cuarteto al que no es posible encontrar parangón antes o después de existencia, si bien sus influencias eran evidentes y su rastro muy fácil de percibir. Rastro e influencias que dejan incólume  la grandeza —digamos alto su nombrede la Creedende Clearwater Revival.

 

5 comentarios:

  1. "Bajón" discográfico de una banda que no necesita presentación. Curiosamente fue mi primer disco de CCR. Como dices no esta a la altura de precedentes pero es un disco excepcional. Un tanto más controvertido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si tuviera que elegir un grupo de cabecera, de mesilla de noche, ese sería sin ningún lugar a dudas Creedence. El segundo Lp que compré fue el "Bayou Country" y me acompañó, junto al "Cosmo´s" durante eternas jornadas musicales (Lo sigue haciendo ahora, aunque mentiría si dijera que a la misma escala). Este "Pendulum", como bien dices, es el último buen Lp de la banda, si consideramos que el "Mardi Grass" consuma el declive definitivo. No llega a la altura de sus trabajos anteriores, y mantiene un nivel más que digno. Dicho sea de paso, el único grupo al que he escuchado un sonido cercano a CCR son los Southern Culture On The Skids.
    Muy oportuna entrada para una banda irrepetible, que no por estar seguramente en el disco duro de todos los buenos aficionados, hay que dejar de recordar de vez en cuando.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
  3. Un discazo, eso está fuera de toda duda, Addi.

    Uno de mis grupos también de cabecera, Javier. En una hipotética lista (que no creo que haga) de mis veinticinco disco favoritos de la historia del rock no faltaría "Cosmo's Factory". "Pendulum" me parece una maravilla, pero no tan definitivo como los anteriores.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Mi primer disco, al igual que Addison de Witt, de la CCR. Ya quisieran muchas bandas en su discografía tener una obra como esta ¿no?
    En cuanto a mi LP favorito de la banda... Ese es un tema complicado... No lo tengo, ciertamente XD

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto, Víctor Hugo, hay muchos grupos que jamás ham grabado un elepé ni remotamente cercano a "Pendulum". Pues nos quedamos con los seis primeros, amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar