viernes, 24 de agosto de 2012

Nothing's Shocking


A pesar de su título, sigue luciendo raro e impertinente el segundo elepé, y obra maestra, de Jane's Addiction, Nothing's Shocking (1988). Ya se intuía en su homónimo debut en vivo del año anterior que estábamos ante un grupo especial, pero queda lejos de lo que nos ofrecerá en uno de los álbumes más impresionantes de su tiempo. Supuesta respuesta al Appetite For Destruction y a Guns N' Roses, la única pregunta a la que contesta Jane's Addiction es a la de su propio desasosiego, tratado de manera surrealista y distante. El esfuerzo estético para alejar las fuerzas del miedo y de la muerte tendrá como resultado un trabajo en el que se pueden percibir a Joy Division, los Cure, la Velvet Underground o Led Zeppelin, pero cuyo exigente y pulcro acabado se deberá a la sinergia liberadora de cuatro individuos a la caza de algo nuevo.

El bajo de Eric Avery —esencial en el sonido de la banda— nos introduce en el misterioso caudal de Up The Beach y Nothing's Shocking. Misterioso pero brutal, parece decir la guitarra de Dave Navarro, que rompe sin piedad la engañosa placidez con la que parecía comenzar el elepé. Los hachazos de la batería de Stephen Perkins y la voz aguda de Perry Farrell, con el eco que la acompaña, completan este tema cuasi instrumental que ya nos indica que el traje que aquí se teje no se va a parecer a otros. Una guitarra acústica y el susurro de Farrell sirven de prólogo —como si de una nana se tratara— a ese castigo eléctrico que es Ocean Size, y en el que Navarro enseña su técnica devastadora. Más funk, aunque igual de enérgica, Had A Dad toma el relevo para que Navarro demuestre de nuevo su poder, y la base rítmica, una creatividad sin límites. En ésas estamos, cuando Ted, Just Admit It… y sus siete minutos llevan a Jane's Addiction a su zenit. Escapando a cualquier injerencia, el grupo construye una pieza extraordinaria e intransferible en la que Farrell se mete en la piel del asesino en serie Ted Bundy, quien moriría ejecutado meses después de la publicación del disco. Standing In The Shower… Thinking da por finalizada la primera cara a ritmo de funk rock esquizoide cuyos tres primeros versos, de los mejores escritos por Perry Farrell, fusionan de manera soberbia, a mi entender, el hecho más cotidiano con el pensamiento más profundo:

"De pie en la ducha pensando
que es lo que hace a un hombre
un fugitivo o un líder",

herederos de la poesía tradicional japonesa, el haiku, de la que el mes pasado hablábamos al analizar el Have Guitar, Will Travel de Bo Diddley.


Es nuevamente Avery el encargado de abrir la cara B y otro tema supremo, Summertime Rolls, que, pasando de lo atmosférico a lo épico, se erige, junto a Ted, Just Admit It…, en la canción más memorable de un álbum que lo es en su totalidad. La potentísima Mountain Song y la reincidencia en el funk de Idiot's Rule (cuya sección de viento cuenta con Flea a la trompeta y Angelo Moore al saxo) hacen avanzar un disco que, para no dejar de ser "sorprendente", termina con un precioso corte acústico, Jane Says, y una breve despedida en falso directo y clave de swing, Thank You Boys*.

Ritual de lo Habitual culminará en 1990 una discografía casi perfecta —retomada y ampliada en este siglo sin interés ni sentido alguno— que convertirá a Jane's Addiction en una de las mejores formaciones de todos los tiempos. No muy lejos de trilogías tan enormes como las de MC5 o los Stooges, la que nos dejó el cuarteto californiano tuvo, tiene y tendrá su piedra angular, tan demoledora como sensible, en este sobresaliente en su paradoja Nothing's Shocking.

*La edición en compact disc sumaba —erróneamente— la versión en estudio de Pigs In Zen, excelente tema que ya había formado parte del primer álbum del grupo, pero que anulaba el efecto final con el que se clausuraba el vinilo.

9 comentarios:

  1. Nunca he escuchado nada de esta banda, pero debido a la gente que me lo lleva recomendando últimamente, llevo un par de veces que cuando voy a las tiendas de discos que estoy a punto de pillarme este disco que dices... A ver si a la próxima cae:)

    ResponderEliminar
  2. Un gran álbum de una excelente banda en su mejor momento.
    Muy buen reseña !
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Un disco de funk, un disco de rock, un disco de psicodelia, un disco de art, un disco de surf... ¡Este disco es una maravilla! ¡Navarro lo peta en la de "Ted..."

    ResponderEliminar
  4. Colosal obra maestra y uno de esos discos que abrió mis (en su momento)adolescentes oídos a algo más que (el también colosal)"Appetite for destruction" jejeje

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Una obra maestra ¡sin discusión!
    Un disco impactante con unas atmósferas únicas apoyadas en la voz peculiar de Perry Farrell y las genialidades a las seis cuerdas de Dave Navarro.
    Creo que con "Ritual de lo habitual" se superaron, ampliando aún más en diversas sonoridades y alargando ciertos temas hasta llegar al climax total.
    Una pena que ahora no sean ni la centésima parte de lo que fueron.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. No lo dudes, Víctor Hugo, te esperan horas de placer sin igual.

    Gracias, T.Rex. Siendo trasunto de Bolan, tu opinión aquí va a misa.

    Recuerdo que hablaste sobre él hace un tiempo, Alex, así que sé que te encanta.

    Dos discos colosales los que mencionas, Agente, por supuesto, aunque diría que antitéticos.

    Yo prefiero éste, pues aunque "Ritual" es buenísimo, baja un poco el nivel al final, en mi opinión. Pero, eso sí, los temas largos a los que te refieres ("Three Days" y "Then She Did…") son impresionantes.

    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  7. Un disco atomico, irrepetible, unico, complejo, riquisimo .... Una obra maestra de tiempos en los que tenias dos o tres por ano. Que mal acostumbrados que estaba,os, cogno!

    ResponderEliminar
  8. El mejor disco de J.A. sin duda, y lo tienes en vinilo además, que chulo, y tiene mas de 20 años ya... que pasada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Aquel 1988, Eric, "Nothing's Shocking" tuvo que competir nada más y nada menos que con "Daydream Nation" e "It Takes A Nation Of Millions To Hold Us Back".

    Lo compré cuando salió, Addison, en una tienda de Pamplona que ya no existe. Recuerdo que iba con alguien que fue mi mejor amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar