sábado, 19 de febrero de 2011

Green Manalishi y Unknown Force


No ha sido así en el pasado, pero en los últimos años es evidente que el mejor rock está condenado a moverse en terrenos minoritarios. El ejemplo de Green Manalishi no puede ser más paradigmático. Si el anterior grupo del guitarrista y cantante Txetxu Brainloster, Mermaid, había dejado muy alto el listón con el estupendo Red Led Or Death, difícil era suponer que el homónimo debut de Green Manalishi (que toma su nombre de un tema de Fleetwood Mac versionado por Judas Priest) alcanzara tamañas cotas de excelencia.

Registrado en Pamplona durante el verano de 2004, pero publicado en 2005 por la pequeña discográfica catalana Rock On! (gracias), Green Manalishi se merienda a todas esas bandas con las que día sí, día no, la prensa musical inglesa (sobre todas) quiere salvar el rock and roll, como si éste necesitase ser salvado o las bandas a las que se promueve pudieran salvar nada. No tiene Brainloster la desfachatez de dar gato por liebre, no inventa la música del diablo, pero la calidad de las canciones es tal que sí parece reinugurarla en cada una de ellas. Nos encontramos al escucharlas con Blue Öyster Cult, Black Sabbath, Grand Funk Railroad, AC/DC, Pink Floyd (periodos Barret y Waters), los Who, UFO, Led Zeppelin o Thin Lizzy, pero lo que se regurgita —sin negar sus orígenes— es inmenso, pues inmenso es el talento de Brainloster. No quiero destacar ningún tema: los doce cortes que contiene Green Manalishi son fabulosos, pero es al escucharlos juntos cuando uno se da cuenta de lo que su variedad (gana el hard rock, pero también hay pop, baladas e instrumentales) aporta al álbum completo, de ésos que no admite escuchas parciales. Y no sólo las canciones: las guitarras y voces de Brainloster, la batería de Johnny Wildthin y los teclados de Félix Sola están tocados con gusto, garra y, sobre todo, precisión. Sé que algún lector me tachará de exagerado, pero no exagero lo más mínimo. Llevo cinco años escuchando este disco y el tiempo no hace sino confirmar mi opinión.

Sin resultados tan espectaculares, pero también muy estimulantes, Unknown Force (2007, GP Records) mantiene las coordenadas de su predecesor, quizá aquí más explícitamente cercanas al hard rock FM de los setenta (Cheap Trick y Boston son los primeros nombres que vienen a mi mente), como se puede comprobar escuchando el título que abre y da nombre al disco; al mismo tiempo que ciertos riffs tienen bastante de stone (Sweet Damnation, Take The Money And Run) y alguna estructura vocal puede recordar a los Beatles (Fear Alive, Just Like A Richman). Estamos hablando, que quede claro, de un pedazo de disco igual de bien interpretado (¡qué voces!) que Green Manalishi (Sarri se ocupa del bajo que tocaba Brainloster en el debut), pero cuyas canciones —Happy On My Knees, Before You Say Goodbye y Endless Beach claman por desdecirme— no son tan exageradamente buenas como las de su debut.


"Hay que estar bastante colgado para esto, tanto si eres músico, como si organizas conciertos o llevas un sello. Hay que tener cierta inocencia, de algún modo de eso trata el rock and roll", decía Txetxu Brainloster en una entrevista concedida a Indyrock a raíz de la publicación del primer trabajo del grupo navarro. Inocencia y más paciencia que un santo, quiero añadir, al ver a tanta medianía triunfar y que (casi) nadie sepa de tu excelente trabajo. Los que tenemos la suerte de conocer los dos álbumes que Green Manalishi ha editado hasta la fecha (y de haber disfrutado del grupo en directo) lo sabemos muy bien. Un diez daríamos a la banda si en Ragged Glory pusiéramos nota. Pero la perfección no existe (¿o sí?) y hace tiempo, por fortuna, que dejamos el colegio.

8 comentarios:

  1. totalmente de acuerdo, aunque el segundo disco no he llegado a escucharlo, el primero de green manalishi era una autentica pasada, al igual que Mermaid, que ademas de que su red... era una patada en los huevos, en directo tuve la ocasion de verles un par de veces y eran muy buenos, pero este como decia JA Molina, es un pais de paletos

    saludos

    ResponderEliminar
  2. No los conozco pero si lo dices de esta manera... Lo voy a buscar.

    Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tuve ocasión de verlos como teloneros de The Nomads, y, efectivamente, me sonaron a mix entre Thin Lizzy y Grand Funk. Hard del bueno, vaya.

    ResponderEliminar
  4. No sé qué es lo que tienen tus entradas que siempre terminan por convencerme para conseguir y oir el disco reseñado. De verdad, más que ningún otro blog.
    Como de costumbre, de esta banda no sé ni papa, pero quiero ser otro de los pocos afortunados que los conoce. Si dices que le darías un 10...

    ResponderEliminar
  5. Acabo de oir los temas que tienen colgados en myspace. Que me han gustado es decir poco. La pena es que solo tengan seis ahí.

    ResponderEliminar
  6. Lo que más me mosquea es que mucha gente no escucha un grupo porque es español, así sin más. Y luego les ves escuchando cada cosa extranjera que es para echarse a temblar, Nortwinds.

    De nada, Freaky.

    Más que del bueno, del excelente, Tyla.

    Gracias, Hombre Mojon. Espero que no te pase lo mismo con la mujeres, ja ja ja. En serio, muchas gracias. Este grupo es uno que me gusta especialmente, ya lo has leído.

    Dani, los temas del myspace son buenísimos, y eso que no está "Bigger Than Jesus", mi canción favorita del grupo, una balada sublime.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¿Donde se puede escuchar mas? :p

    ResponderEliminar
  8. Yo me compré el primero aquí en Madrid, y el segundo lo bajé de la mula.

    Saludos, Dani.

    ResponderEliminar