viernes, 2 de enero de 2015

I Just Dropped By To Say Hello


Momento privilegiado de la historia de la música, el impresionante disco que John Coltrane y Johnny Hartman graban en 1963 supondrá una cumbre inigualable para el cantante (no así para el saxofonista), que ni siquiera con un álbum tan espléndido como el que hoy aterriza en Ragged Glory será capaz de hollar. Perteneciente a dos sesiones de octubre del mismo año en que colabora con el autor de Meditations, I Just Dropped By To Say Hello es, exactamente, el siguiente elepé de Hartman y el segundo para Impulse! El mítico crooner se apoya en una base rítmica fija en los once cortes (Hank Jones, Milt Hinton y el gran Elvin Jones, único recuerdo del anterior disco), mientras que el saxo tenor de Illinois Jacquet y las guitarras de Jim Hall y Kenny Burrell aparecen en segmentos determinados.

Una maravillosa versión de Charade (tema de la película homónima de Stanley Donen compuesto por Henry Mancini y Johnny Mercer) inicia el disco marcada por la sonoridad de las seis cuerdas de Jim Hall y el espectacular trabajo de las escobillas de Elvin Jones. In The Wee Small Hours Of The Morning no alcanza en labios de Hartman la trascendencia que le dio Frank Sinatra en su obra maestra de los cincuenta, pero la adaptación de la canción es notable. Los instrumentos van sumándose progresivamente en Sleepin' Bee, una hermosa miniatura que empieza con el contrabajo de Milt Hinton, integrándose por ese orden Hartman, Elvin Jones, Kenny Burrell y Hank Jones en una continua acumulación de fuerzas que deviene perfecta. De Don't You Know I Care (Or Don't You Care To Know), el estilizado blues de Duke Ellington y Mack David, destacamos a Illinois Jacquet compitiendo en clase y sensualidad con las cuerdas vocales de Johnny Hartman. Kiss & Run acelera algo el tempo para devolverlo a la lentitud propia de la balada en If I'm Lucky, segunda, última y excelente intervención de Jim Hall, si bien Hank Jones, Hartman y Jacquet no le van a la zaga. I Just Dropped By To Say Hello y su sentimental melancolía sirven para que Hartman y Hank Jones den una clase magistral de cómo adueñarse de una canción y hacernos copartícipes de su emoción. Starway To The Stars y Our Time mantienen nivel y sensaciones, el saxo de Jacquet en la primera, la guitarra de Burrell en la segunda, que culmina una portentosa exhibición de Johnny Hartman. La rítmica Don't Call It Love consigue que Elvin Jones y Milt Hinton hagan más prominente su presencia, así como How Sweet It Is To Be In Love, suerte de mambo ralentizado y sincopado que despide una media hora larga y deliciosa. La que conforma I Just Dropped By To Say Hello para hablarnos de los complicados avatares del amor de la más elegante de las maneras.

8 comentarios:

  1. Muy grande Coltrane. Estoy en esa fase Jazz, Gonzalo, en que todo lo que veo lo comparo con Kind of Blue. ¿Hago bien, mal? ¿Me recomiendas este artefacto? De momento lo estoy buscando. ¡Me fío de ti!

    ResponderEliminar
  2. Te recomiendo este disco, por supuesto, pero aún más el que graba Hartman con Trane. Comparar un disco de jazz con "Kind Of Blue" es como comparar uno de rock con "Rubber Soul", Alex, pones el listón muy alto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo "malo" de grabar una obra como la que compartió con Coltrane es que, como me pasa a mi, al final me quedo en aquella, olvidándome de indagar en trabajos posteriores (por cierto, gran título y portada con mucha clase). Aún recuerdo oir por primera vez la voz de Hartman en la bso de Los Puentes de Madison y preguntarme de quién sería...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Lógico lo que dices, Agente, pero en este caso es muy recomendable indagar. Título y portada son muy hermosos y nostálgicos, sí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Desconocía, como tantas cosas, este artefacto y, según lo que leo, parece ser plato de buen gusto. Como siempre se aprende un huevo por esa casa. Feliz año Gonzalo.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
  6. Feliz año también para ti, Javier. Un disco excelente éste de Hartman.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Gonzalo, por el comentario....por suerte lo tenía a este disco guardado y olvidado; me da la impresión que una vez qué escuchas la época free de Coltrane, o de Dolphi no puedes volver a escuchar otra cosa. No se porqué será.....es cómo qué el album blanco de los Beatles se queda corto...ja ja ja

    ResponderEliminar
  8. Hace años escribí en el blog precisamente sobre el "Ascension" de John Coltrane, y dije algo así como que tras su escucha solo cabía el silencio. O sea, que te entiendo de sobra. De todos modos, el Coltrane que graba con Hartman me parece igual de excelso y definitivo que el de "A Love Supreme".

    Gracias por pasarte, amigo.

    ResponderEliminar