viernes, 11 de marzo de 2011

Washing Machine

Suele ser habitual situar la cumbre de Sonic Youth a finales de los ochenta, valiéndose para ello de Sister y, en mayor medida, de Daydream Nation como jalones musicales que estilizan sus primeros discos sin rendirse a las asechanzas del mercado. No seré yo quién lo discuta, menos aún pondré en duda la validez de obras de tal vigor y belleza como las nombradas. Pero si que he de afirmar que la carrera posterior del grupo de Thurston Moore jamás ha caído en el aburguesamiento —high energy, punk, hardcore, krautrock, free jazz y todo tipo de vanguardias musicales, pictóricas y literarias (con la Velvet Underground y Nueva York como ejes referenciales) conforman el radical universo de un grupo (más bien una institución, con sus treinta años a cuestas) cuya aplastante personalidad se erige cual túmulo que entierra sus referencias y las convierte en arte con mayúsculas, inconfundible e insobornable— y ha dado trabajos que poco o nada tienen que envidiar a lo más reputado de su producción.

Washing Machine (1995) destaca entre dichos trabajos como una obra maestra descomunal, para mí, quizá, el mejor de sus elepés. Sin apenas el hálito garagero de los anteriores Dirty y Experimental Jet Set, Trash And No Star, Washing Machine es un disco complejo, difícil, del que no es posible hablar sin mencionar los veinte minutos finales de The Diamond Sea en los que desemboca el río de electricidad atonal en formato rock por el que ha navegado el oyente. Veinte minutos que parten de una hermosa melodía pop que, poco a poco, va deconstruyéndose. Son primero las guitarras las que se endurecen hasta oscurecer la melodía y dar lugar a dos minutos de ruido violento y abrasivo. Como si volviéramos del infierno, el motivo principal es recuperado, pero no para caer en el cielo; dicho motivo va perdiéndose de nuevo, sin prisa pero sin pausa, y es sustituido, ya hasta el final, por el delicado y sensorial pandemónium que construye Sonic Youth, para quien esto escribe momento cumbre, solemne, de su carrera y, por ende, de la historia del rock and roll.


Antes, soberbias piezas como Becuz (de extraordinaria interpretación), Junkie's Promise, Washing Machine o Skip Tracer han puesto sobre aviso de lo que se avecina. Y lo que se avecina, junto lo que le ha precedido, al igual que decíamos del Ascension de John Coltrane, sólo puede dejar paso al silencio, pues es éste la única réplica que encuentra en la naturaleza, sobrecogida por el artificio humano. Igual de sobrecogido que queda el receptor (quien no haya salido espantado ante propuesta tan extrema: las hay más, y del propio grupo) de Washing Machine, uno de los pocos trabajos de su tiempo que mira cara a cara y sin temor alguno a los mejores discos del periodo dorado de la música rock. Porque, como el grupo que lo parió, es exactamente igual de bueno.

14 comentarios:

  1. El primer album que escuche de Sonic y me parece una joya brutal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me dejas flipado, amigo Gonzalo, al considerarlo su mejor disco, ya sabes que confío casi ciegamente en tus buenos gustos. En realidad este disco nunca lo escuché. Perdí la pista a los Sonic Youth con el Dirty, en esos años sufrí importantes cambios de gustos musicales y probablemente me perdí grandes cosas. Creo que eres el primero que oigo que no considera el "Daydream nation" como su mejor álbum. Tomo nota. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pocos discos me han tomado tanto tiempo en gustarme como Washing Machine. Al principio no me gustaba para nada, pero ahora, si bien, Daydream Nation me sigue pareciendo su obra maestra, el disco me parece de sus mejores obras.
    Sonic Youth es otro mundo, y cada disco suyo un microuniverso. Algunos mejores que otros, pero siempre interesantes todos.
    Por cierto, he estado escuchando Lost City Blues y a decir verdad no termino de agarrarle el gusto. Me parece muy monocorde y crudo, aunque la voz del vocalista me agrada, me recuerda a Motorhead.

    ResponderEliminar
  4. Freaky: Estamos de acuerdo.

    Johnny: El último disco que ha publicado SY, "The Eternal", es espléndido. Te lo digo porque es un grupo que, en mi opinión, nunca ha bajado la guardia. Aunque "Daydream Nation" es esencial, lo que me decanta por "Washing Machine" es "The Diamond Sea", que siempre será mi grabación favorita de SY.

    Hombre Mojon: No es un disco fácil, ya lo digo en la entrada. Yo también opino como tú sobre los discos de SY. Siento lo de los Powder Monkeys, a mí me encanta su "Lost City Blues".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. este album es inversamente proporcional a su horrenda portada, un gran disco de una banda a la que se apunto mucha gente por mor de la moda

    ResponderEliminar
  6. Pues le estoy dando una escucha ahora, porque de los SY solo escuche el Daydream Nation, Dirty, Sister, EVOL y Confusion Is Sex, a ver si este me pone en duda el DN, por el momento me esta gustando, muy buenos Diamond Sea y Becuz.
    Le dare mas escuchas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Gonzalo,

    A mi juicio son un grupo brutal. Tengo que decir que para mi no ha sido un grupo de los que escucho habitualmente o en casa, pero si que las dos o tres ocasiones que he tenido de verlos en directo me han sorprendido siempre y con creces.

    Desde luego un grupazo.

    abrazo.

    PD: me gusta como los redactas...

    ResponderEliminar
  8. La portada y los dos elementos que en ella salen, ja ja ja, Nortwinds. Lo de las modas, en fin, es lo más patético que hay.

    Te veo bastante versado en SY, Soyde. Recuerdo una entrada tuya acerca de "Daydream Nation". Seguro que acabas adorando "Washing Machine".

    Yo les he visto dos veces en vivo, Funk, en Madrid y París, esta última impresionante, uno de los conciertos de mi vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. No he escuchado un disco de Sonic Youth en mi vida, pero en directo FLIPÉ. Te voy a echar cuenta y empezaré por "Daydream nation", jajaja. Me encanta el nombre de tu blog, Gonzalo, creo que nos vamos a llevar bien.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Lu: Si te gustó en directo, seguro que SY te gusta en estudio. Un gusto tenerte por aquí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Uf, pues ahora si me has dejado descuadrado, tengo varios discos de Sonic Youth, de los que me considero buen seguidor, y este no está entre ellos. Pero, después de leerte, me pasa como a Johnny, no puedo dudar de tu palabra. Así que iré por él.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. A Sonic Youth apenas los voy escuchando, bueno hace unos meses escuche el Daydream Nation y a pesar de que me gusto, no puedo decir que me fascinaron, es un buen disco, pero hay algunas canciones que no me acaban de gustar. No sé, pero no logro entrar al mundo de SY por completo, es como si admirara una manzana sin poder comerla, sin disfrutarla del todo. Algo similar me pasa con The Smiths (aunque a estos si los he escuchado más), no puedo negar que sean bueno, pero no me parecen tan importantes. Lo que más me sorprende es que casi siempre leo cosas muy buenas de Daydream Nation o The Queen Is Dead, esos son por ahora los 2 clásicos que no me convencen del todo. Por cierto, no sé si habrás escuchado a Slint alguna vez? Últimamente no paro de escuchar Spiderland, discazo en toda la extensión de la palabra; es por ese disco que he querido darle una oportunidad a Sonic Youth, a ver si funciona.

    ResponderEliminar
  13. No he escuchado el "Spiderland" de Slint, pero hay gente que lo considera una verdadera obra maestra, como tú mismo. Tendré que remediarlo. Y sobre Sonic Youth, para mí es el mejor grupo de rock surgido en los años ochenta.

    Saludos, y gracias por pasar por aquí.

    ResponderEliminar