jueves, 7 de marzo de 2013

Back In The USA


Oscurecido por la luz cegadora que emiten su ígneo debut en directo, Kick Out The Jams, y su magistral despedida en estudio, High Time, el segundo de los tres elepés que MC5 publicó durante su crucial existencia (Back In The USA, 1970) es también un trabajo excelente, si bien deja a un lado la electricidad desaforada para atenerse principalmente al, ni más ni menos, rock and roll. Once canciones que no llegan en total a la media hora —dos de las cuales, las que abren y cierran el álbum respectivamente, son versiones de Little Richard (Tutti-Frutti, así transcrita) y Chuck Berry (el tema que daba título a la grabación)— y ofrecen una inmediatez que no está reñida con la crítica política y la llama revolucionaria que el grupo intenta mantener viva.


Producido por su mentor John Landau, que se ponía por primera vez a los controles, Back In The USA invita a mover los pies, pero no reduce totalmente el poder sónico de la banda y las guitarras de Wayne Kramer y Fred "Sonic" Smith, que se desbocan por momentos en Tonight, Looking At You, The American Ruse, The Human Being Lawnmower (donde los Cinco se acercan a los Who) y la amplificación del original de Berry. Let Me Try, sin embargo, es una hermosa balada adornada con los teclados de Danny Jordan y Shakin' Street, cantada por Smith, power pop de cadencia deliciosa.

Presidida por la inconfundible e inmortal voz de Rob Tyner, la colección que canciones que entregaba MC5 hace ahora cuarenta y tres años, más allá de valoraciones estéticas, ha ejercido su influencia, al igual que el resto de su obra, en cientos de grupos de todo el mundo y época. No es por otra razón que hayamos escuchado interpretadas por los Dictators, los Damned, Michael Monroe o los Hellacopters, entre otros, algunas de las composiciones que la mítica formación de Detroit incluyó en Back In The USA. Sus ilustres antecedente y consecuente no son óbice —acabo— para que sea obligatorio poseer una copia de aquél en las estanterías.

16 comentarios:

  1. No los conocía... imperdonable.

    (Qué amplio y diverso es el universo musical)

    ResponderEliminar
  2. Uno de los grupos de mi vida Gonzalo, carrera vertiginosa y disco clave, tremendos e intensos... la polla vaya!!!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Algún día te contaré con pelos y señales cómo conocí siendo un mozalbete este artefacto incendiario en cierto tugurio oscuro e irrespirable por la humareda: "Oscurecido por la luz cegadora que emiten su ígneo debut..." Tanta grandeza en la frase inicial me ciega. Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Señor Arostegui, tiene usted la rara habilidad, últimamente demostrada, de sacar a la palestra unos discos que me causan absoluta devoción, y éste es uno de ellos. Para este humilde escriba, el mejor de los monstruos de Detroit.
    Por su culpa una tarde, ya casi noche, me visitó a domicilio una pareja de la benemérita. Las vecinitas se habían quejado de lo alto que estaba el volumen de la música en casa y, claro, atentaba contra su virginal sosiego. Confieso que bajé, desde entonces, el volumen del aparato pero no mi admiración por Tyner y compañía.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  5. Se que el sonido es algo escuálido en comparación con su -excelente- obra restante, pero es el álbum de los Cinco que más se acerca a mi concepto del rock and roll. No en vano es, hasta la fecha, la única referencia del combo de Detroit que ha aparecido por mi blog.

    Rock-On!

    ResponderEliminar
  6. Discarro de un grupo que es santo y seña del rock and roll. Joder con las vecinitas del señor Javier de Gregorio, no tenían ni puñetera idea, eso si, seguro que estaban buenorras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Joder que pedazo de disco Gonzalo. Por supuesto semejante artefacto merecía una entrada a su altura, como siempre. Gloriosos ellos, gloriosa tu entrada.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. La palabra "electricidad" cobra sentido con bandas como los Stooges, The Dream Syndicate, los AC/DC del "Let There Be Rock" y, por supuesto, con los MC5. Una de las bandas de mi vida que, si bien no me volaron la cabeza a la primera escucha, si que lo hicieron tiempo después. Toda la razón en lo que respecta a la calidad de "High Time". Muy grandes.
    Un gran saludo, Mr Gonzalo!

    ResponderEliminar
  9. Como bien señalas, un disco de auténtico y genuino rock'n'roll. Ni más ni menos.
    Clasicazo de tomo y lomo.

    Detroit rocks!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Asignatura obligada, Sergio.

    De la mía también, Addison. No esperaba menos de ti, je je je.

    Ya me contarás, Johnny. Te puedo imaginar…

    Yo prefiero los otros dos, Javier, como digo, pero, vamos, que éste es también imprescindible. Joder con tus vecinas, a mí me pasó con unas que amenazaron con denunciarme a la policía, pero no por poner la música a todo trapo, sino porque ¡hacía mucho ruido cuando me acostaba con mi novia! Yo les dije que les acompañaba a la comisaría. Rigurosamente cierto.

    Recuerdo tu entrada, Tyla. Es evidente que es el que más se acerca a tu concepto del rock and roll.

    Pedazo de disco, Savoy. Ni eso, amigo, seguro que eran feas.

    Muchas gracias, Blue.

    Grandísimos grupos todos los que citas, Eduardo. A Dream Syndicate le vimos hace unos meses el compañero Savoy Truffle y un servidor en un concierto impresionante que celebraba los treinta años de su debut. "High Time" es, para mí, uno de los veinte mejores discos de todos los tiempos.

    Todo un clásico, Rockland. Y, sí, Detroit, por aquel entonces, era la bomba: MC5, Stooges, Alice Cooper, Funkadelic… por no hablar de la Motown.

    Abrazos para todos. Stay alive with MC5!!

    ResponderEliminar
  11. Gonzalo coño, a ver si resulta que eras un follador incólume!!! Ja, ja, ja... qué tiempos aquellos ehhh?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¿Follador incólume? ¿Quieres decir que no tenía enfermedades venéreas? Qué tiempos, sí, esto de pasar de los cuarenta es un horror.

    Un abrazo, Savoy.

    ResponderEliminar
  13. Me apunto a lo que destaca Johnny. Resumir en dos líneas una banda con la influencia (por su innegable detonación expansiva hacia tantas cosas posteriores) de los de Detroit pareciera poco menos que misión imposible para cualquiera, y aún así lo consigues... Bravo. Y como siempre me da por pensar cuando alguien menta a cualquiera de las dos bandazas de la "motor city": ¿Mc5 o Stooges? Menos mal que la vida de nadie depende de la respuesta y nos podemos quedar con los dos forever. Lo más punk jamás habido son los tres álbumes de Kramer y cia y los tres de los "estuchis"... y lo más cojonudo es que el punk siquiera existía (y que hay más punk que eso, puestos a tirar de la cuerda).
    Abrazo guzzero.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Guzz. Por supuesto, no hace falta elegir, sino disfrutar de los dos grupos. El punk sin MC5 o Stooges no hubiera existido y ninguno de los mejores grupos punk llegó tan, tan alto (quizá los Ramones, no sé) como las bestias pardas de Detroit.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gran grupo y gran disco, sin lugar a dudas. Desde mi opinión, este álbum en un primer contacto, parece sencillo de realizar musicalmente hablando, pero es muy complejo, y está repleto de magníficas versiones honoríficas al rock and roll de los cincuenta, realmente espectaculares, aparte de clásicos de cosecha propia. En cierto modo, siempre me han parecido los rivales musicales Nº 1 de los Stooges,aunque estos últimos quizás hayan aportado un poco más de teatralidad al rock. Un abrazo, Gonzalo

    ResponderEliminar
  16. Más que rivales, Rubén, MC5 y Stooges son los artífices del high energy rock and roll, que ha influenciado al hard, al punk, al noise y a casi todo. Y sí, a "Back In The USA" le pasa lo que a las obras maestras del primer rock an roll, hay muchos más matices de lo que pueda parecer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar