martes, 10 de noviembre de 2009

Weld

Como decíamos en nuestro comentario a Ragged Glory en 2008, Weld (1991) es la prolongación en directo de la magia capturada un año antes en el estudio por Neil Young & Crazy Horse. En pleno estado de forma, el canadiense y los tres caballos locos nos regalan dos horas de emoción descarnada e incandescente, en las que los temas clásicos conviven con los más recientes (de Ragged Glory y Freedom) sometidos a extenuante tratamiento eléctrico, al que también es sometido (con gran éxito, por cierto) el clásico de Bob Dylan Blowin' In The Wind.

Aunque resulta difícil separar cuando se trata de un conjunto tan soberbio, sí que me gustaría destacar el segundo de los discos, donde las versiones de Cortez The Killer y Powderfinger ponen los pelos de punta o donde la proclama libertaria de Young Rockin' In The Free World precede en el escalofrío a Like A Hurricane en igualdad de condiciones a pesar de los años (e interpretaciones) que las separan.

Es Weld, sin duda alguna, uno de los mejores discos publicados por Neil Young tanto en solitario o acompañado por Crazy Horse; ejemplo de que reflexión y madurez pueden ser tan sinónimos de música rock como juventud y diversión, y de que los años no tienen por qué ser antítesis de energía y pasión.

3 comentarios:

  1. Bieennnnnnnn, estupendo Gonzalo, estoy totalmente de acuerdo con tus comentarios sobre Mr. Young para mi el es uno de los mas importantes de la historia del rock, su musica suena a rock puro.

    Claudio

    ResponderEliminar
  2. "Weld" es, sin duda, uno de los live album más grandes de la historia de la música. Absolutamente imprescindible. Tengo debilidad personal por lo que logran hacer aquí con "tonight's the night" y "like a hurricane". Después de tantos años, la banda estaba en el, quizás, mejor momento de su carrera.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo también creo que estaba en su mejor momento, Luis, sobre todo tras haber grabado el esencial "Ragged Glory".

    Saludos.

    ResponderEliminar