lunes, 6 de junio de 2011

Ecstasy

Consagrado por última vez por la trilogía que comprende, entre 1989 y 1992, New York, Songs For Drella (éste con John Cale) y Magic And Loss, el talento de Lou Reed había quedado más que probado, y su obra como una de las más importantes de la historia del rock. Así las cosas, daba igual que Set The Twilight Reeling bajara el listón —no siendo un mal disco— y que Ecstasy (2000) lo subiera de nuevo, pues aunque el sonido se situase entre la impoluta sobriedad de New York y la puesta al día de la Velvet Underground de The Blue Mask —Mick Rathke a la guitarra y Fernando Saunders al bajo son la mejor prueba—, no tenía la profundidad de ninguno de los dos. Pero es suficientemente bueno —un Lou Reed notable merece más la pena que discografías completas— como para traerlo aquí. Al menos así nos lo parece.

Porque, aunque nada tuviera que demostrar Lou Reed en el último año del siglo XX, los casi ochenta minutos de Ecstasy arrojan un balance positivo.  Como es habitual en el músico neoyorquino, temas rápidos y lentos se alternan conteniendo hermosos poemas en los que imágenes brutales conviven con descripciones de lo cotidiano y reflexiones (a las que repugna la demagogia) acerca de la condición humana y las difíciles relaciones de pareja . ¿Canciones? Paranoia Key Of  E, con un riff de ésos que Reed aprendió de Keith Richards y que empapan todo el álbum; Ecstasy, espléndida balada (o similar) de iridiscente percusión de Don Alias; Tatters, extraordinaria descripción de una convivencia que se arruina con bebé de fondo, en la que un Reed relajado durante la mayor parte del corte acaba cantando lleno de dolor —como si quisiera implorar pero estuviera prohibido por el orgullo—: "Es triste irse así, dejarlo todo hecho unos zorros"; Baton Rouge, o Lou Reed íntimo y acústico; Like A Possum, en los antípodas, dieciocho minutos de hipnótica electricidad que a más de uno espantará; y Big Sky, que echa un cierre lleno de emoción:

"Grandes grandes grandes noticias en vez de eso vamos a joderles
Es una gran broma, ¿es que pensaban que éramos monjes?
Pero a nosotros ya no pueden contenernos más".

Cada uno que lo aplique a lo que quiera mientras un feedback digno de Neil Young nos dice adiós; el mejor arte siempre deja abierta la puerta a cuantas interpretaciones pueda hacer cada receptor. Y el del fundador de la Velvet Underground es de los mejores.

8 comentarios:

  1. Le vi en aqurlla gira presentando este disco y aun segui siendo el Lou que nos gusta!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. De Lou Reed solo me he checado un best of, no se, como por cual puedo empezar?

    ResponderEliminar
  3. Una de las veces que lo vi en directo fue en la gira de este disco.

    No me llamó la atención en su momento pero si tú dices que "un Lou Reed notable merece más la pena que discografías completas" seré capaz de darle una nueva oportunidad, quizás me dejé influir por la necesidad de que estuviera a la altura de la magna trilogía que citas al principio. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No lo he escuchado. Lo haré. Gracias compañero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Aún recuerdo cuando este disco me llamó la atención: fue leyendo un viejo número de La Mosca en la Pared, en el que se hacía un recuento de lo mejor de aquél lejano 2000 y Ecstasy estaba en segundo lugar detrás de Kid A de Radiohead. Fue uno de los primeros discos que escuché de Lou Reed, y hoy en día, a pesar de su extendida duración, es un álbum que disfruto muchísimo. Tu reseña, de 10.

    ResponderEliminar
  6. Este disco me parece imprescindible. Para nada menor. El ultimo realmente grande de uno de los mas grandes. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. A pesar de que me gusta mucho Lou Reed, nada más que escuche algunos discos de los setenta y ochenta. Voy a buscarlo, con que sea la mitad de bueno que Transformer, Blue Mask o New York me valdrá.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Sí, yo también le vi en aquella gira, y el concierto fue buenísimo, Tsi-Na-Pah.

    Quizá con "New York", Miguel. A mí es el que más me gusta, aunque tiene varios más imprescindibles.

    Dale una oportunidad, Johnny, es un disco bien bueno.

    Ídem para ti, Freaky.

    Muchas gracias por el 10, Mojon, de vez en cuando vienen bien esos halagos.

    Eric, a mí me gusta mucho, pero no lo veo tan bueno como "Berlin" o "The Blue Mask".

    Seguro que te convence, Soyde.

    Saludos para todos.

    ResponderEliminar