miércoles, 29 de febrero de 2012

Burn


La marcha de Ian Gillan y Roger Glover de Deep Purple dará lugar a la entrada de David Coverdale y Glenn Hughes, como bien es sabido, pero, sobre todo, hará que la música de la banda se haga más sensual ganando el funk terreno al hard sin abandonar el estricto espacio del rock. Aunque el cambio será palpable del todo a finales de 1974 gracias al excelente Stormbringer, el no menos sobresaliente Burn, en febrero del mismo año, ya avisa de una evolución que, en mi opinión, favorece y enriquece a Deep Purple, aunque a algunos no satisfará, especialmente a sus seguidores más duros y, más importante, a Ritchie Blackmore, que abandonará Deep Purple en 1975 para fundar Rainbow. Esta formación, pues, conocida como Mark III, grabará sólo los dos álbumes mencionados.

Burn es un balazo Made in Purple que, en la línea de Highway Star, todavía entronca con el sonido acuñado por la formación más gloriosa de la banda. Con Ian Paice percutiendo como varios hombres al mismo tiempo, Blackmore y Jon Lord nos regalan sensacionales solos de guitarra y teclados respectivamente, en especial el segundo, que parece volar cual bestia mitológica sobre su instrumento. Escuchen, además, a Coverdale y Hughes coreando al unísono en el estribillo ese "Buuuuuurn", y completaremos un espectáculo soberano que abre el elepé de la más rotunda de las maneras. En Might Just Take Your Life, un medio tiempo lleno de color, ya se siente esa cercanía al funk, aunque vuelva a ser Lord el protagonista al final del corte. Lay Down, Stay Down es un rock and roll desenfadado en el que Blackmore hace un largo y exquisito solo. Más funk rock hallamos en Sail Away, que, sin llegar a ser una balada, se le asemeja. You Fool No One es puro ritmo impulsado por la mano magistral de Paice. What's Goin' On Here escenifica a los Deep Purple más distendidos flirteando con el boogie-woogie. Los siete minutos y medio de Mistreated llevan el álbum a su clímax en forma de blues arrastrado que finaliza veloz con un Ritchie Blackmore reventando su instrumento. "A" 200, un instrumental que (casi) nada aporta al disco, clausura un trabajo que demostraba que, a pesar de los cambios, Deep Purple seguía en lo más alto. Stormbringer, le pese a quien le pese, no hará sino confirmarlo.

10 comentarios:

  1. Magnífico disco, aunque yo personalmente prefiero a la anterior formación y sus precedentes álbumes, en especial In Rock, muy buen post sobre este gran disco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Si te digo la verdad nunca le he hecho mucho caso al período de Deep Purple posterior al "Machine head" y al "Made in Japan". Si dices que está en la línea de "Highway star" podría gustarme. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Este disco es una barbaridad. No sé cómo demonios lo hicieron pero mantuvieron el nivel muy dignamente con Coverdale al frente.
    no me cansaré nunca de escuchar un disoc como "Burn". Es adictivo a more no can.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sé que la mayoría de los seguidores de la banda prefieren Mark II pero no es mi caso ya que siempre me ha gustado más Coverdale que Gillan. Burn ha sido, es y será mi disco preferido de los Purple.

    ResponderEliminar
  5. Veo que no soy el único fan de ésta formación, y que la prefiere sobre la anterior (aunque a muchos puristas le parezca una blasfemia).. Mistreated toca el cielo.. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yo me quedo con las dos formaciones, aunque cierto es que la segunda es quizá la más perfecta, Addison.

    Yo creo, Johnny, que este disco te gusta seguro, pero si me equivoco me puedes mandar collejas virtuales.

    Totalmente de acuerdo, Rockland. Ya se encargaría en los ochenta Coverdale de perder la dignidad por su cuenta.

    No me extraña lo que dices, Benet. Desde luego, Mark III es excelente.

    ¿Los puristas? ¿Quiénes son ésos, ja ja ja? "Mistreated" es maravillosa.

    Saludos, amigos.

    ResponderEliminar
  7. The sky is red, I don't understand,
    past midnight I still see the land.
    People are sayin' the woman is damned,
    she makes you burn with a wave of her hand.
    The city's a blaze, the town's on fire.
    The woman's flames are reaching higher.
    We were fools, we called her liar.
    All I hear is "Burn!"

    Con esto ya queda todo dicho!
    Me encanta y alucina aun a dia de hoy este disco!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡Ella era el esperma del diablo! Todo claro, Tsi.

    Un abrazo, figura.

    ResponderEliminar
  9. Aún recuerdo cuando en el instituto al decir que este era tu disco y tu formación de Dee Purple favorita los metal-heads te miraban como si acabaras de "salir del armario" jajaja. Ahora, en serio no voy a decir que In Rock o Machine Head no son obras maestras (que lo son y nunca dejo de escucharlas) pero sí creo que Burn, Stormbringer e incluso Come Taste The Band envejecen mejor. De todos modos como no hay porque elegir...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Muy buena la anécdota de los cabezametaleros de tu insti. Un colega mío se metió con Metallica delante de uno, y éste casi le parte la cara. Hace casi un cuarto de siglo, y seguro que semejante energúmeno sigue odiando a mi colega. Por otro lado, yo creo que todos han envejecido bien, pero es cierto que los discos que hizo Purple con Coverdale suenan a gloria bendita.

    Saludos, Agente.

    ResponderEliminar