jueves, 15 de noviembre de 2012

A Nod Is As Good As A Wink… To A Blind Horse…


Con sólo cuatro discos en su haber, los Faces, muy queridos en esta casa virtual, dejaron una huella indeleble que es fácil de percibir en muchos grupos, canciones y riffs surgidos tras ellos. La suma de Rod Stewart y Ron Wood —que venían de grabar los esenciales Truth y Beck-Ola con el Jeff Beck Group— a los Small Faces sin Steve Marriot, en 1969, dio como resultado una de las más deliciosas bandas de rock and roll que la humanidad haya conocido. Tanto Ronnie Lane (bajo) como Ian McLagan (piano y órgano) y Kenney Jones (batería) mantuvieron los instrumentos que tocaban, pero Ron Wood cambió el bajo por la guitarra que le haría entrar  a mediados de los setenta —en el caso de que alguien no lo sepa, que diría Lemmy— en los Rolling Stones. Añadan la voz del sex symbol británico —pretérito proyecto fallido de futbolista, futuro cantamañanas— y tendrán el quinteto responsable del que para mí es su mejor elepé: A Nod Is As Good As A Wink… To A Blind Horse…, publicado en un año, el de 1971, en el que ya habían salido a la venta los también excelentes Long Prayer, de los propios Faces, y Every Picture Tells A Story, de Stewart en solitario. Casi nada.


Wood y Stewart nos regalan cuatro de las nueve perlas —pues todas son enormes— que conforman el álbum. Aunque es difícil destacar alguna entre Miss Judy's Farm, Too Bad, That's All You Need y Stay With Me, permítanme quedarme con esta última por sus virtudes melódicas y rítmicas (incluido el aceleramiento final) y por recordarme que unos años después los Dictators grabarán un tema de mismo título e igual grandeza, pero disímil contenido. Ronnie Lane es el autor de Lasts Orders Please y la soberbia balada Debris, y coautor, junto a Ron Wood y Rod Stewart, de la nostálgica Love Lives Here y, junto a Ian McLagan, de You're So Rude, una de las canciones más prototípicas del grupo. Memphis, Tennessee, de Chuck Berry, llevada al terreno del medio tiempo de los Faces, completa el trabajo con una inmejorable llamada al maestro de maestros.

Sentimiento, sabor, elegancia, placer… Muchos son los vocablos que acuden a mí mente para describir la música de A Nod Is As Good As A Wink… To A Blind Horse…, en particular, y de los Faces, en general. Sin embargo, todos parecen poco cuando los temas de su tercer disco te derriten al volver a escucharlo. Quizá peque de cursi, pero hasta los altavoces parecen más felices mientras lo amplifican, y no tan circunspectos como habitualmente me miran desde la parte alta del mueble. E, incluso, quizá le digan —bajito, que yo no lo oiga—, como la canción: "Stay with me, quédate conmigo". Quizá.

16 comentarios:

  1. Los Faces siempre fueron una banda que se dejaba amar! Me encantaron desde que escuche justamente este disco y desde entonces Rod y los suyos,han sido una de mis bandas predilectas. Tantas bandas le deben muchisimo, la lista seria interminable.
    Y claro que los altavoces son mas felices al sonar The Faces, y quien no?
    A+

    ResponderEliminar
  2. Precisamente! Estoy leyendome una biografía de Ron Wood ("The Origin of a Rock and Roll Face") que glosa la vida y milagros de Faces, entre otras cosas. Queda desmostrada una vez más la telepatía entre melómanos de bien, maese Gonzalo.

    Sorprende que un grupo que se llevaba tan MAL destilara ese buen rollo y feeling que desprenden sus discos, este y "Ohh La La" mis preferidos. Aunque quizás me gusten más los discos solistas del "pretérito proyecto fallido de futbolista, futuro cantamañanas" (Jajajajaja!)

    Rock-On, mon amie!

    ResponderEliminar
  3. Disco rayadísimo, Gonzalo, "Debris" es de mis canciones favoritas de todos los tiempos. Amo a Ronnie Lane. Y a Rod, sus discos "en solitario" me encantan, pero Ronnie Lane es como más querible.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. A mí es el disco que más me gusta de ellos. Y creo que el posterior fichaje de Wood por los Stones se cimenta en este sonido: no hay tanta diferencia entre los Stones de esta época y los Faces.
    Y aunque prefiero los primeros discos en solitario de Rod que a esta "reunión por horas de colegas" (que en el fondo es lo que era), tengo que reconocer que sonaban muy alegres. Y ese "Too bad" es une virguería, se mire por donde se mire.

    ResponderEliminar
  5. ¡Party with The Faces!
    Cualquier disco editados por estos fenómenos te dejan una sonrisa tonta en tu cara.
    Alegría, buen rollo, diversión y mucho rock'n'roll...eso son The Faces. Yeahhh!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, gran disco, aunque en verdad es el único que tengo de ellos. Dios, qué temazo es 'You´re so rude', tremenda.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Sólo he escuchado este disco suyo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. También fue mi primer contacto con los Faces, Tsi. Un poquito de Faces, algo de Robert Johnson y unos temas de Duke Ellington: la felicidad completa para unos bafles.

    Por supuesto, Red River.

    "Melómanos de bien", ja ja ja. El "Ooh La la" es otra maravilla, querido Tyla.

    Normal lo de "Debris", Lu, es una canción emocionante como pocas.

    Cierto, Rick, no había tanta diferencia. Yo prefiero los discos de los Faces a los primeros de Stewart, pero por muy poco.

    Los cuatro son una gozada, Rockland. En Japón o Asturias, je je je.

    Una pasada, "You're So Rude", rnrblogspot. Si solo tienes éste y te gusta, te recomiendo a ciegas los otros tres.

    Abrazos para todos, faceadictos.

    ResponderEliminar
  9. No pecas de cursi, Gonzalo, es el poder de la mñusica de esta fantabulosa banda. Cuando me piden que escoja a una sola banda de rn'r de la historia siempre cito a los Stones pero mientras escucho maravillas como la que traes o ese "Ohh La La" tan especial siempre pienso "al demonio, no hay nadie como los Faces!" jeje Déjame recomendar la caja "Five guys walk into a bar", el complemento perfecto para sus 4 discazos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La caja no la tengo, y mira que he leído sobre sus virtudes. Me lo apunto, claro. Cómo se quiere a los Faces, ¿eh?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Vaya Gonzalo te juro hace poco me decía a mi mismo que echaba en falta a estos mostruos en tu blog. Mira tu por donde, jeje. Poco que decir que tu no hayas dicho de este maravilloso disco. Creo que esta banda ha sido más influyente en la historia del rock de lo que la gente pueda imaginar.
    Por cierto esos "stay with me" mis favoritos de ambas bandas.
    un saludo y cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  12. Yo juraría, querido animal del rock, que el "Stay" de los Faces lo escuchamos alguna vez en aquel piso de perversión y lujuria, ja ja ja. En todo caso, estamos conectados.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Llego tarde, grandmaster, (aunque en estas cosas nunca es demasiado tarde) pero llego, se me acumulan demasiados frentes. Pues este disco no lo controlo, en realidad solo el primero y el Oh la la (me regalaron hace muchos años la primera edición del vinilo que conservo como oro en paño), bueno y los de Jeff Beck group que me atrapan absolutamente. Lo sé, debo ir a por este disco. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Pero ya, Johnny, te va a encantar. Los del Jeff Beck Group son maravillosos, tengo que hablar de ellos algún día.

    Nunca es tarde, claro. Un abrazo.

    ResponderEliminar