martes, 19 de febrero de 2013

Tender Is The Savage


Alimentados sin prejuicios pero con contundencia, la dieta que seguían los miembros de Gluecifer  se componía tanto de AC/DC, Judas Priest y Kiss como de Sex Pistols o UK Subs, y era regurgitada manteniendo intacto el impulso puro y primerizo que Little Richard tradujo en rock and roll. Riffs, ritmos y estribillos tenían un único objetivo: demostrar que la energía sí se crea y sí se destruye. Cuando Gluecifer toca y cuando deja de hacerlo.

Más cercanos al punk que al hard rock —inversamente a su anterior y excelente Soaring With Eagles At Night To Rise With The Pigs In The Morning—, Biff Malibu, Captain Poon y compañía perseguían con su tercer álbum y último para White Jazz, Tender Is The Savage (2000), dar a los oyentes la misma bofetada sonora que se habían llevado con el segundo. El grupo noruego se llena del espíritu de los Dead Boys o los Ramones —nada extraño siendo Daniel Rey el productor— para escupirnos himnos como I Got A War, Ducktail Heat, Red Noses, Shit Poses o Sputnik Monroe, que absorben la inmediatez del 77 sin dejar atrás el sello de la banda, tan reconocible aquí como en anteriores episodios. Sigue siendo, pues, Gluecifer un misil lanzado con fuerza y precisión cuyo máximo exponente es la fantástica y varonil voz de Malibu, pero cuyos valores multiplican los glúcidos aportados por las guitarras y la base rítmica.

La llama seguirá viva en Basement Apes y Automatic Thrill, sus dos siguientes y último discos, si bien la aspereza, que no la calidad, de Tender Is The Savage quedará algo limada en las producciones para SPV. Nosotros volvemos al tercer disco de Glucifer para gritar junto al quinteto: "I'm the General baby callin' it rock'n'roll". No se nos ocurre manera más adecuada y definitoria de terminar.

6 comentarios:

  1. ¿Queda algún disco de los noruegos por aparecer en éste blog? Jajaja

    Ya lo he dicho en otra ocasión, junto con el anterior es mi obra favorita de Gluecifer, un catálogo de himnos, simple y llanamente.

    A mi lo que facturaron para SPV me gusta menos (algo menos en el caso de "Basement Apes", muchísimo menos en el de "Automatic Thrill")

    Rock-On.

    ResponderEliminar
  2. Pedazo de banda. Estos tíos fueron algunos de los encargados de poner las cosas en su sitio en la época en la que lo hicieron.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buen disco! Para mi gusto este es el último gran disco de esta banda y además le tengo un especial cariño ya que fue en esa gira donde los pude disfrutar en directo.
    Todo un cañonazo!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Solo "Automatic Thrill", Tyla, se nota que me gusta Glucifer, ¿eh?. "Basement Apes" lo tengo por encima de "Tender", que es, como bien dices, un catálogo de himnos.

    Yo vi a los noruegos cuatro veces en directo entre 1999 y 2005, Blue, ya le he comentado alguna vez y, desde luego, nadie les hacía sombra sobre un escenario y pocos alcanzaron el nivel de su discografía.

    Creo que ya te he contestado, Rockland, con lo que he comentado arriba. En aquella gira vi a Glucifer en la Sala Sol, un concierto brutal.

    Abrazos para los tres.

    ResponderEliminar
  5. Amo a esta banda, y amo a este disco. Para mí, lo mejor que sacaron, un disco que aúna la inmediatez del debut y el camino a la madurez del segundo. Y sí, sigo pensando que cuando se trata de ir al grano y dejar de lado etiquetas ellos fueron los putos amos de su década, una dominada comercialmente por las conocidas bandas de Seattle que, dicho sea de paso y por justicia, también sacaron discos buenísimos.
    ¡Un gran saludo! Soy asiduo de su blog pero nunca me había animado a comentar, hasta ahora.. ¡Y que vivan los Kings Of Rock!

    ResponderEliminar
  6. Un placer tenerte comentando, Eduardo, anímate siempre que te apetezca. No sé si tuviste la oportunidad de ver al grupo en vivo, ahí era incomparable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar