lunes, 24 de noviembre de 2014

Branquias bajo el agua


Sigue sonando único y rompedor el epé con el que Derribos Arias se daba a conocer en 1982, Branquias bajo el agua, casi en paralelo a la que será su casa discográfica durante su breve existencia: Grabaciones Accidentales, S.A., más conocida por su acrónimo GASA. Marcado, como tantos otros en la movida madrileña, por el after punk británico y la Velvet Underground, el grupo de Poch y Alejo Alberdi se presenta tan siniestro como espectacular mediante uno de los mejores temas que ha dado el rock español: Vírgenes sangrantes en el matadero. De cadencia majestuosa, ecos claros de Joy Division y letra críptica y provocativa ("Vírgenes sangrantes / en el matadero / es un buen plan / para el fin de semana"), la canción se mueve entre lo ominoso y lo humorístico excelentemente musicada e interpretada. El corte que da título al disco deconstruye guasonamente la estructura pop tradicional, en base a la utilización de efectos electrónicos muy de su época, teclados y guitarras ruidosos y subterráneos y una letra demencial. El humor absurdo y minimalista se cuela en ese himno descacharrante en el que Poch delata su procedencia, Dios salve al Lendakari, dos minutos de surrealista jolgorio ("Dios salve al Lendakari / Que no es un rastafari / Él es un txistulari") con los que el epé termina. Muy bien producido por Paco Trinidad y la propia banda, Branquias bajo el agua es, además de la primera pieza de la carrera de Derribos Arias, un ejemplo de creatividad e independencia que no renuncia a moldearse con los sonidos de su tiempo pero cuya visión es plenamente particular; ahí está la clave para que a día de hoy siga poseyendo una originalidad y una riqueza con las que los años no han podido. Al igual que cantaba Poch hace treinta y dos, y aunque el artista vasco ya no esté con nosotros: "Branquias bajo el agua / es el baile de actualidad". No lo olviden.

8 comentarios:

  1. Qué grandes nombres ha dado el País Vasco. Jamás imaginé que en aquella época existiese una banda con tantos elementos de Los Reed y su banda. Curioso cuanto menos. Un abrazo, Gonzalo. Siempre con tu exquisito gusto.

    ResponderEliminar
  2. Había a la sazón mucha más influencia de la Velvet de la que puedas imaginar, Alex. Gracias por tus elogios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La canción de mis veranos juveniles en DonostÍ ; más tarde conocí a Poch en Madrid en una noche muy loca ; retraído pero simpático conecté bien con él ; era un genio .... as u manera ; a veces me da por pensar hasta donde habría llegado .
    Un fuerte Abrazo .

    ResponderEliminar
  4. Para quién no lotenga y sin animo de publicidad esta el cd a 5 euros en el Corte , Así pues no hay piedad para el condenado que no loo tenga

    ResponderEliminar
  5. Esto es canela fina. Pues no bailé ni nada este baile de actualidad. De eterna actualidad. Por la gloria de Poch que estas canciones son eternas, y lo sabes, grandmaster. Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esos veranos en Donosti, Jesús… Tenía algo de genio Poch, claro que sí.

    Con ese dato, Bernardo, ya debe estar corriendo todo el mundo. Gracias.

    Lo sé, lo sé, Johnny. Nos vemos sangrando en el matadero, je je je.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Si señor master, esta reivindicación de los grandísimos Derribos Arias es superlativa. Me hice con este EP y, poco después, con su catatónico "En la guía, en el listín". Cada vez que los escucho me quito 40 años de encima. Hay un Lp de homenaje a Poch, "El Chico más pálido de la playa de Gros" (GASA, 1991), que recoge temas propios interpretados por otros artistas, imprescindible también. (Fangoria se hace con el "Branquias bajo el agua" y, sorpresa, no lo fastidia en absoluto.
    Salud master.
    JdG

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno su primer elepé también, Javier. El homenaje que dices lo conozco, pero no lo poseo físicamente, así que me voy a YouTube a escuchar a Fangoria versionando las "Branquias".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar