miércoles, 1 de agosto de 2018

Holland


En los Países Bajos y con un Brian Wilson que solo hará puntuales aportaciones, los Beach Boys van a grabar un disco tan olvidado y sobresaliente como Holland (1973), que conecta con el anterior Carl And The Passions "So Tough", publicado solo siete meses atrás. Los nuevos aires traídos por Blondie Chaplin y Ricky Fataar, los dos exquisitos y personales temas de Dennis Wilson, la mínima presencia de Brian y la ambición artística de un grupo en plena forma a pesar de no contar con su líder (sin el cual no hubiera existido el giro dado a mediados de los sesenta en busca de una nueva y compleja mirada a la música pop) son elementos de coincidencia que hacen del elepé una especie de segunda parte de su predecesor, sin que esto le reste un ápice de belleza.


Sail On, Sailor no iba a formar parte del trabajo, pero la falta de una canción que sirviera de single, en opinión de la compañía discográfica, hizo retomar y completar una composición de Brian Wilson que, cantada por Chaplin y registrada en California, abre con plenitud el plástico. La primera de las mencionadas aportaciones de Dennis, Steamboat, es una inclasificable y poética ensoñación —"El río es un sueño en tiempo de vals"— que corrobora las mágicas capacidades creativas del autor de Pacific Ocean Blue. Delicado country cantado y escrito por Mick Love, Big Sur es la primera de las tres piezas que conforman California Saga. Le sigue The Beaks Of Eagles, que, musicada por Al Jardine, alterna el recitado de un poema de Robinson Jeffers —fantasmagóricos flauta, teclado y voces de fondo— con las tradicionales y entregadas armonías vocales de los Beach Boys. También compuesta por Jardine, Californía cierra la trilogía acercándose a la primera etapa del grupo desde un punto de vista, digamos, adulto.


La segunda mitad del álbum la inician los dos temas más largos del mismo (ambos por encima de los cinco minutos), The Trader y Leaving This Town. El primero de ellos fabricado con gloriosas notas salidas de la cabeza de Carl Wilson; el segundo, construido por Fataar, Chaplin y Carl, haciendo que el soft rock aparente mute en progresivo dirigido por un magistral solo del sintetizador de Fataar. La letra de Love y la melodía de Dennis hacen de Only With You una balada elegante y precisa con el sello del mediano de los hermanos Wilson. Es el mayor, Brian, quien vuelve al disco para regalarnos una canción nacida de su imaginario más experimental, Funky Pretty, que no solo coescribe, sino en la que toca todos los instrumentos que escuchamos (batería, percusión, piano, sintetizador) excepto las voces.


Holland acaba así —un trabajo totalmente satisfactorio—, pero además del elepé convencional la edición añadía un EP titulado Mount Vernon And Fairway (A Fairy Tale), donde Brian Wilson nos trasladaba a sus "noches adolescentes en la casa de la familia Love (en la intersección de Mount Vernon y Fairway), escuchando en la oscuridad un transistor. Brian lo escribió en Holanda en un estado casi de ensueño", en palabras de Scott McCaughey, quien añade: "mientras escuchaba continuamente el Sail Away de Randy Newman". Ensimismado y volcado en este moderno cuento de hadas, Brian se olvidó prácticamente del disco que los Beach Boys habían venido a grabar a Europa y compuso un curioso EP que McCaughey emparenta de alguna manera con Smile (y Smiley Smile, añado yo). Me sumo y me sirvo de ello —esperando reparar parcialmente la injusticia— para cerrar este texto sobre un álbum del que poco se habla a pesar de sus muchas bondades.

8 comentarios:

  1. un disc sensacional q definitivamente arruina a la banda por culpa de la locura de brian , el gasto dsalvaje en el estudio q mandaron construir y el estado de dennis. creo q es el ultimo de las obras magnnas de la banda su canto de cisme

    ResponderEliminar
  2. Así es, amigo Bernardo, su última obra maestra y final de un periodo de gloria que, a pesar de los pesares, comienza en "Pet Sounds" y termina en "Holland", por los motivos que comentas. Habrá que esperar al "Pacific Ocean Blues" de Dennis para hallar un disco a la altura de lo mejor de los Beach Boys.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me hice de una sola tacada con un CD reedición de este "Holland" y del "Carls & The Passions So Tough" (éste último, mi primera incursión realmente en la música de BB en una legendaria casette que conservo como oro en paño). Había leído algo sobre la historia de la grabación de este "Holland", la locura del traslado previo de la banda a Holanda, el descontrol de sus cuentas y el desmadre, ya sistemático por entonces, de Dennis. Teniendo en cuenta el entorno en que se grabó esta obra la verdad es que les salió un disco magnífico, con el "Surf´s Up", su último gran disco. Tengo que darle un repaso ya que hace bastante tiempo que no lo escucho. Aprovechando la mención que haces del "Pacific Ocean Blues" de Dennis termino diciendo que es este el más auténtico y genial trabajo BB de un miembro en solitario de la banda. Suelo acompañar su escucha con el "If I could only remember my name..." de Crosby.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
  4. Yo veo a un nivel muy similar sus cuatro primeros discos de los setenta, de hecho, y como comento, este "Holland" parece una extensión (sobresaliente) de "Carl And The Passions". Yo también tengo ese doble CD con ambos discos, Javier. El "Pacific" de Dennis es impresionante. Me hice en su momento con la reedición en triple vinilo azul y no tiene precio.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Sólo conozco a los Beach Boys anteriores y este disco no lo he escuchado nunca, me pondré a ello.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Pues creo que va a ser todo un descubrimiento para ti, Addi.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Discazo este Holland, tardé en darle cancha en su día, aunque yo de esta época setentera y curiosamente me quedo con Love you del 77, que es una locura, a pesar de poca y cuidada producción.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo, como Bernardo y Javier, que "Holland" es su última obra maestra. El "Love You" no lo veo a ese nivel, pero le voy a dar una nueva escucha.

    Abrazos, Savoy.

    ResponderEliminar