sábado, 10 de octubre de 2009

Ascension

Sentado en un taburete, con su traje negro, como él, saxo y cigarro en mano que le hacen tangible, terrenal, vemos a John Coltrane sobre un fondo blanco en la portada del más radical y estremecedor de sus álbumes. Y no parece de más la asociación que se establece, a vuelapluma, con las dos pinturas de Malévich Blanco sobre blanco y Negro sobre blanco, pues el free jazz al que da nombre Ornette Coleman con el disco del mismo título en 1960, obvio precedente de Ascension, es vanguardia pura y dura, y, como tal, lleva implícita una fuerte dosis intelectual sin la cual no es comprensible la obra. Y si Malévich buscaba los límites de la pintura mediante la abstracción, Coltrane buscaba los de su instrumento y los del jazz mediante la expresión atonal y libre.

El 28 de junio de 1965 John Coltrane reunía en el estudio a su cuarteto clásico más siete músicos (de los cuales el gran Freddie Hubbard había intervenido en la gestación de Free Jazz) para grabar las dos tomas de Ascensión, cumbre de la obra de un saxofonista que ya había publicado el año anterior Crescent y A Love Supreme. Ahí es nada. El resultado es de tal fiereza que llevó a un crítico de la época a catalogarlo como "el más poderoso sonido humano jamás grabado". Coltrane parece haber contagiado a sus acompañantes esa intensidad única que tenía al tocar el saxofón en una improvisación absolutamente libre de cuarenta minutos que, una vez completada la escucha, no puede sino dar paso al silencio. Pues, si la obra de arte tuviera algún objetivo, diríamos que el de Ascensión es conseguir que el sonido dé réplica al silencio para abrazarse a él una vez finalizada la interpretación.

La edición en compact disc del álbum ofrece las dos tomas que se editaron. En la primera edición del vinilo original iba la toma que menos gustaba a Coltrane, y a partir del segundo prensado ese defecto fue subsanado.

Es Ascension, y la música de Coltrane en general, emoción en estado puro, emoción sobrecogedora y desgarradora, la de un artista que se dejaba la piel en un esfuerzo extenuante por mostrar siempre lo mejor de si mismo. Dos años después de la grabación del disco, Coltrane moriría con sólo cuarenta años habiendo llevado al saxo tenor a lugares nunca después superados. Antes de su muerte, todavía grabaría maravillas como las que se pueden escuchar en Meditations (1965) o Stellar Regions (1967). Es por eso que han pasado las décadas, pero todavía sigue vigente: nadie como Coltrane.

4 comentarios:

  1. Nadie como Coltrane. Tienes razon amigo Gonzalo. No le voy a dar muchas vueltas al asunto, solo decir que cuando escucho su musica, flipo. Si me permites el termino. En fin, que muy buen articulo, gracias por visitar mi blog y quedas agregado, en: lokepasaporahi. Saludos desde Canarias.

    ResponderEliminar
  2. Amigo, lo primero es que ya andaba buceando por tu blog desde hace algún tiempo. Es algo necesario en esos lugares que se me han convertido en referencia y llevan más tiempo que uno en la blogosfera.

    He escuchado Ascension como me dijiste, del tirón. De hecho es así como escucho casi todos los discos del maestro. Flipé con la portada y me llamó la atención por lo mismo que dices aquí. Es sobrecogedora.

    Sobre las tomas, no entiendo, supongo que él sí, que a JC no le gustar una de ellas.

    No sé, ahy un momento en Coltrane que no sé cómo describir, es ese vuelo en un momento, ese sonido tan suyo que anuncia algo, un acorde específico y sólo suyo que le he escuchado en Grennsleeves, en My Favorite, y sobre todo en Naima, pero que es tan suyo. No sé, es como si precediera a algo muy elevado. Es pura ascensión, verdaderamente su fé lo llevó lejos, porque te juro que será influido por el título, pero esta tarde escuhándolo, en un momento he pensado que así debía sonar cuando uno llega al cielo y lo anuncian... (y lo dice un ateo, jajaja)

    En fin, todo esto... Siempre falta algo por descubrir de los maestros... Y mira que lo he escuchado. ¿Sabes que una de las primeras palabras que dijo mi hijo mayor fue Coltrane? Por una foto que tengo, jaja.

    Te mando un abrazo grande. Gracias, my friend.

    ResponderEliminar
  3. He escrito ''ahy'', obviamente quise decir ''hay''

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno lo de tu hijo, en el caso del mío las palabras fueron "Beach Boys", je je je. Lo de las tomas es difícil de decir, sí, pues las dos son estratosféricas. No es que a Coltrane no le gustara una, Jose, sino que le gustaba menos que la otra. Por otro lado, yo también soy ateo, pero entiendo bien lo que dices.

    Otro abrazo para ti, y gracias por tus palabras. (Y gracias, emejota, por tu comentario antiguo.)

    ResponderEliminar