viernes, 17 de septiembre de 2010

Da Capo

Las mágicas ensoñaciones que contiene el exquisito Forever Changes —y que iluminarán en el futuro a formaciones como Belle And Sebastian o The Soundtrack Of Our Lives— tienen su precedente en la primera cara del segundo disco de Love, Da Capo, publicado también en 1967. No hay orquestaciones, es cierto, pero hay bellísimo pop, ya sea expansivo —¡Que Vida!, She Comes In Colors (partiendo del cual Jagger y Richards compondrían She's A Rainbow) o introspectivo —Orange Skies, The Castle—, que advierte de lo que está por venir. También hay pop en Sthepanie Knows Who, pero su compás irregular de 5/8 y las intervenciones disonantes de saxo, guitarra y clavicordio deslizan el tema al terreno del jazz y la ubicua influencia de John Coltrane. Seven & Seven Is completa la primera parte del elepé con un furioso ataque de garage rock que entronca con el primer y homónimo disco de la banda.

En una época en la que el riesgo y la diferencia eran el denominador común del rock and roll, no es de extrañar que una jam de casi veinte minutos ocupe por completo la segunda cara de Da Capo. La aportación particular no excluía la amplitud de miras, y enriquecía el conjunto mediante la intuición individual. Entre un clavicordio que abre y cierra el tema, los miembros de Love desarrollan una improvisación —originalmente llamada John Lee Hooker, Revelation en el elepé— que es puro blues henchido por la libertad del free jazz y el hard bop, y que el grupo tocaba en directo. Pero eso no la hace buena per se, es evidente. No estamos ante el fuerte de Arthur Lee y los suyos, ni son éstos la Jimi Hendrix Experience, los Allman Brothers o Led Zeppelin. Sin parecerme nefasta, que conste, Revelation muestra las limitaciones instrumentales de Love y no acaba de convertirse en la gran jam que podría haber sido en otras manos, a pesar de que tiene buenos momentos. Sabedor de ello (o quizá no), Lee no volvería a pisar terreno similar hasta el quinto y doble álbum de la banda Out Here, aunque Forever Changes y Four Sail no lo echaran en falta.

Si en la carrera de algunos grandes artistas se hace imposible separar los logros de los errores al realizar un análisis riguroso de su producción —pues la naturaleza de esos creadores les lleva de la excelencia a la insuficiencia sin traicionar los criterios estéticos que les nutren—, la edición original en vinilo de Da Capo sirve aquí como metáfora si aplicamos a un solo álbum lo que afirmamos de trayectorias completas. Las dos caras del vinilo forman un solo disco, indisociable; es el mismo grupo, Love, el que ha grabado ambas. El afán experimental del que surge Revelation es el mismo que produce la cara que se le opone. La disyunción y cópula física que provocan las dos caras del plástico son una imagen muy poderosa de la paradoja que, a veces, se da en la creación; más aún si convertimos la metáfora en alegoría que se extiende a Forever Changes y tornamos esa (pareciera que) maldita mitad que ocupa Revelation —la segunda de cuatro caras— en peaje a pagar —sanción menos especulativa de lo que pueda parecer— para la existencia misma del tercer disco de Love.

De todos modos, y a pesar de lo expuesto, Da Capo sigue conteniendo "una de las colecciones de canciones más excepcionales de la época psicodélica", en palabras de Enrique Martínez. Que las divagaciones a las que me lleva la literatura —sin que yo mismo pueda controlarlas— desdibujen —por favor— el valor de la música —aunque uno sostenga, como Ottó Károlyi que ésta "debe ser apreciada emocionalmente y comprendida intelectualmente", en la medida de lo posible— de Love ni su alcance real. Como siempre, queda en manos del lector decidirlo.

10 comentarios:

  1. Los conozco por canciones sueltas, pero no me importaria prestarles mas atencion.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A que banda y que dos discazos haces mención los tengo los dos heredados del pub de un gran amigo

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Mas alla de esa obra maestra que es Forever Changes, no he tenido oportunidad de escuchar mas de ellos. Como que no son precisamente de aquellas bandas clasicas que todo mundo conoce y adora...Por cierto, gran gran reseña, de las mejores que has posteado hasta ahora
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gonzalo he estado desconecatdo de mis amigos pero ya he vuelto,muy bien tus comentarios(me ilustran mucho),estaba mirando recuerdos y encontre un video de Krokus,Midnite Maniac,pura hard rock cuentame si te gustan ok,un abrazo amigo y no olvides que nos vamos a disfrutar con Airbourne en la Riviera.
    Un saludo amigo

    ResponderEliminar
  5. Soyde: Te recomiendo que escuches, por lo menos, sus cuatro primeros discos.

    Molespink: O tu amigo se quedó sin pub, o la calidad de la discografía a pinchar descendió alarmantemente, ja ja ja.

    Hombre Mojon: Muchas gracias, en primer lugar. Bueno, como bien dices "Forever Changes" es una joya inigualable. Aparte de "Da Capo", también me gusta mucho "Four Sail", que también menciono. Sólo se mantiene Arthur Lee, y el sonido es más hendrixiano, pero es muy interesante.

    Claudio: Qué alegría tenerte de nuevo. Lo de Airbourne lo tengo apuntado, a ver si nos lo pasamos en grande. Escucho lo de Krokus y te cuento.

    Saludos para todos. Un placer y una suerte contar con vuestro interés.

    ResponderEliminar
  6. echó el cierre lamentablemente y por falta de liquidez vendio todo... hasta los discos. Estos entre otros los guardó para mi !!.

    has acertado jeje. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Es la primera vez que te leo y ya me he enganchado, eres bárvaro. Si no fuese tu madre me gustarías igual.
    Besos Mar

    ResponderEliminar
  8. Me gusta, no lo voy a negar, tu visión sobre "Revelation" pero no la comparto. A mi juicio si que fue una gran jam. Puso la semilla junto a "Light my fire" de los Doors para este tipo de experimentos que incluso influyeron en el rock psicodélico y progresivo un par de años después. A mí me parece que "Revelation" es un experimiento liberador de los Love, y creo que era lo que les apetecía. No veo limitaciones instrumentales, veo un resultado que a mí me agrada mucho. No sé cómo explicarlo, era lo que había en esa etapa. Lo dicho, aunque he leído y oído alguna visión similar a la tuya, sigue pareciéndome que no desentona en absoluto. Grandioso disco. Saludos.

    ResponderEliminar