sábado, 8 de enero de 2011

Blood Sugar Sex Magik

Pero yo asisití, hace días, al nacimiento de la música.

(Los pasos perdidos, Alejo Carpentier)


Si de necios es buscar la originalidad a todo precio, más aún lo es querer verla donde no la hay. Bien mirado, ambas cosas son el anverso y el reverso de la misma moneda y en ambas están la ignorancia y la osadía de quien desconoce que incluso la vanguardia más radical no puede escapar de la tradición. Ni el sistema atonal de la Moderna Escuela de Viena, una de las experiencias estéticas más rompedoras que haya existido, nace de la nada o ignora sus precedentes. Cuando decimos que algo es "original" tenemos que decirlo con mucho cuidado y relativizando.

Digo esto por si alguien piensa que esa mezcla de funk, punk, hip-hop y sentido del humor con la que Red Hot Chili Peppers intentó aportar un punto de vista diferente nació por generación espontánea. No quiero con esto minusvalorar a un grupo tan interesante, todo lo contrario (son los californianos perfectamente conscientes de sus fuentes), pero sí dejar claras ciertas cosas. Publicado en 1991, Blood Sugar Sex Magik, frondoso doble elepé, es una obra maestra que mira desde su atalaya todo lo que los Peppers grabaron antes y después, punto de llegada y salida al mismo tiempo. La música gana en matices, sin desvirtuar el lado gamberro y lúdico del asunto, y se beneficia de una espléndida producción de Rick Rubin. Funkadelic, Prince, Sly Stone, James Brown, Pistols, Damned, etc. siguen siendo el sustrato del que se nutren, pero influencias como las de Hendrix y Led Zeppelin toman cuerpo en varios momentos del álbum.


The Power Of Equality e If You Have To Ask abren el disco a ritmo de rap, cercana la primera a Public Enemy y a Tone-Loc la segunda, pero con el sello inconfundible de Red Hot Chili Peppers las dos. Guitarras acústicas y mellotron son los instrumentos que sorprenden en la primera de las tres baladas del disco, Breaking The Girl, tan hermosa como I Could Have Lied y Under The Bridge: temas en los que el grupo trata emociones y sentimientos hasta entonces vedados. Funk y hard rock se alternan en el resto de canciones —maravillas como Give It Away, Blood Sugar Sex Magik o Apache Rose Peacock—, aunque la vena pop, casi disco, de My Lovely Man y el desarrollo instrumental con el que acaba Sir Psycho Sexy dejan adivinar el camino que seguirá —parcialmente— la banda en trabajos futuros como el excelente y superventas Californication.


¡Ni siquiera era original el gran Robert Johnson!, a quien versionan al final del disco con un They're Red Hot que bien podría haber encajado en The Uplift Mofo Party Plan, por ejemplo. Lejos quedaba ya en Blood Sugar Sex Magik el tercero de los elepés de Red Hot Chili Peppers. Faltaba, entre otras cosas, la poderosa sobriedad de John Frusciante a la guitarra, que, junto a Flea y Chad Smith, dota a todos los temas de una rotunda musicalidad que nunca abandona los surcos del disco: un doble elepé en el que —veinte años después de ser editado— el tiempo no parece haber abierto grieta alguna.

11 comentarios:

  1. "Si de necios es buscar la originalidad a todo precio, más aún lo es querer verla donde no la hay"

    Amén.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, a mi este disco no me parece el mejor de los Red Hot, pero admito que tiene algunos temas de los mejores que han hecho, el problema es que se metían mucha droga y follaban mucho en aquella época, como ellos mismos reconocen.

    ResponderEliminar
  3. Me parece su disco más balanceado entre el sonido despreocupado y guarro de sus primeros discos y la sensibilidad para componer temas pop de los sus siguientes trabajos. Su cima absoluta. Es uno de esos discos que hasta gusto da que sea largo y de muchas canciones. Me da curiosidad cómo será o cómo sonará su proximo album ahora que Frusciante ha decidido alejarse de ellos...
    Por cierto, esa introducción del post es de antología =)

    Saludos Mr

    ResponderEliminar
  4. me falta oir la epoca mas funk de los RHCP, pero la verdad disfruto mas los temas de discos como Californication o By The Way, son los RHCP q mas disfruto pero bueno tengo q darme tiempo para oir este tipo d discos tambien

    saludos!

    ResponderEliminar
  5. Muy certero lo que dices acerca de la originalidad. En cuanto a RHCP, ¿hay mucha diferencia entre este disco y los posteriores?

    ResponderEliminar
  6. Gran post. Yo soy muy fan de los discos anteriores a éste, sobre todo de "mother's milk", pero desde luego que "blood sugar..." es un señor disco, y para mí, el canto del cisne de la banda

    ResponderEliminar
  7. Increible disco. Todo ese barullo de sus discos anteriores fueron perfeccionado gracias a John Frusciante (uno de mis 10 guitarristas preferidos), ese tio es un genio, sin el los Peppers no serian nadie.

    Saludos Gonzalo!

    ResponderEliminar
  8. Te juro que te enmarco el post. Que bonito, empezando con la cita de Alejo Carpentier. Que añadir, amigo??? Disco sublime, un atalaya, cierto. La reinvencion de la musica???? Como se me va la olla pero es que leer tu post mientras escucho uno d elos ultimos discos de Zappa con Ensemble Moderne es una ida de olla total...

    Para enmarcar por lo que dices del disco pero sobre todo por lo que no trata del disco.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Amén, Tyla.

    Savoy, no creo que follar mucho y meterse mucha droga sea problema alguno, y menos que el resultado de "Blood Sugar" se resintiera por ello.

    Totalmente de acuerdo, Mojon Man. Gracias por lo de la introducción.

    Miguel: A mí "Californication" y "One Hot Minute" me gustan mucho, pero mi favorito es "Blood Sugar".

    Dani: Como dice Mojon Man, los siguientes son más pop.

    Luis: Gracias, tío. A mí, ya lo he dicho, me siguen gustando los Peppers posteriores a "Blood Sugar".

    Pues sí, Soyde, Frusciante es buenísimo.

    Muchas gracias, Freaky, contigo se me sube el ego. Por cierto, Zappa está muy por encima de los Peppers, al menos en mi opinión.

    Bueno, saludos a todos. Gracias por leer y comentar este blog.

    ResponderEliminar
  10. Fue lo primero que me agencié de los Peppers y la verdad es que flipé, porque en principio por aquella época en funk, el rap, el funky metal... ninguna de esas movidas me iba demasiado, y este disco me sorprendió y me encantó. De lo que han hecho posteriormente solo me convence el Californication. Los trabajos anteriores a Blood Sugar también me gustan. Gozada de post (como siempre). Saludos

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que también fue el primer disco que compré de ellos. "Californication" en concreto me parece un discazo, pero "Stadium Arcadium" me gusta mucho, aunque creo que debo ser de los pocos que lo defiende. Gracias por lo del post.

    Saludos, Lou.

    ResponderEliminar