lunes, 3 de mayo de 2021

On Parole

Lo que tenía que haber sido el debut de Motörhead en 1976 no verá la luz hasta finales de 1979 como su cuarto elepé, el mismo año en que el trío británico publica los inmensos Overkill y Bomber. United Artist no veía potencial alguno a On Parole, así que el grupo de Lemmy Kilmister acabaría registrando para otra compañía lo que sería su primer y homónimo disco, en el que cinco de las canciones que se escuchan en On Parole serían vueltas a grabar por los autores de Ace Of Spades. Para entonces, claro, ya no estaba Larry Wallis, pues "Fast" Eddie Clarke se había hecho con el puesto de guitarrista en una de las mejores bandas de rock and roll del planeta. 

Los sonidos que encontramos en este no debut son fácilmente predecibles (que no ejecutables) si tenemos en cuenta que Lemmy tenía como referencias a la hora de montar el trío a MC5 y Little Richard y venía de Hawkwind (con tres temas, Motorhead, The Watcher y Lost Johnny), Wallis procedía de los Pink Fairies (con uno, City Kids) y la versión incluida es el clásico de Motown Leaving Here; es decir, high energy, space rock y rock and roll seminal tocados por tres macarras renegados con ganas de ruido, ritmo y libertad. Tres composiciones de Larry Wallis (dos coescritas por Des Brown), On Parole, Vibrator y Fools, y una de la tercera pata de la banqueta galvanizada, el maravilloso baterista "Phithy Animal" Taylor, Mick Brown y Guy Lawrence, Iron Horse/Born To Lose, completan las nueve piezas de un álbum que, aun diferente a lo que vendrá, ya dibuja buena parte de lo que serán las señas de identidad de Motörhead si bien en un ambiente más expansivo, psicodélico e incluso bluesy; un álbum a reivindicar todas las veces que haga falta, y no solo por ser el único del trío en el que Larry Wallis toca su fantástica guitarra y canta en dos de los cortes.

6 comentarios:

  1. album a reivindicar como casi toda su discografia , es verdad que es un embrion de lo que vendra , todavia no estaba ese sonido tan poderoso que les hizo unicos y referencia para un monton de bandas despues , pero es un disco muy disfrutable que escucho a menudo y que cuando lo compre me descoloco un poco, pero que diablos son los jodidos motorhead y por siempre seran una de nuestras bandas mas queridas hiciesen los discos que hiciesen
    la verdad es que escucha la discografia del tiron entera de motorhead y se asombra de la cantidad de discos buenos que hicieron, este se queda a medio camino pero eran los primeros pasos de la banda y es comprensible, pero es un disco que hay que tener si o si
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No me extrañe que te descolocara, Santi, descolocó a muchos fans acostumbrados a unos Motörhead más metálicos. A mí me gusta un montón, aunque no tanto como "Overkill", por ejemplo. Yo creo que la banda de Lemmy no hizo un solo disco malo, mira en este siglo maravillas como "Inferno" o "Aftershock".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, convencido. La siguiente compra de Mottörhead será este disco, si logro encontrarlo, aunque sea reeditado.
    ¿Cómo andáis?...

    ResponderEliminar
  4. El año pasado se reedito en CD y vinilo, Javier. Es un disco que te va a encantar, no tengo ninguna duda. Vamos tirando, te llamo un día de éstos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Creo que toda la discografía del grupo es preciso reivindicar, desde luego este seminal disco también. Desde luego creo que nadie en el estado lo hace mejor y con más ahínco que tú, cosa que debemos agradecerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Con ahínco (en el sentido de empeño) seguro, es el grupo del que más he hablado en el blog, solo superado en número de entradas por John Coltrane, bien sabido es mi amor por Trane y el trío de Lemmy. El que te agradece tus elogios soy yo, Jorge.

    Abrazos.

    ResponderEliminar